El negocio negro de Europa

Red District - Flickr.Rodrigo Varas

Red District – Flickr.Rodrigo Varas

El pasado lunes Suecia dejó de ser el único país europeo en el que la prostitución está expresamente prohibida, el parlamento de Irlanda del Norte aprobó una propuesta de ley que criminaliza la compra de sexo en términos parecidos a los de la normativa sueca. Se penalizará al cliente y no a la prostituida.

Y es que el tema de la prostitución es aún tabú y no hay acuerdo en Europa. Frente al modelo legalista de Holanda, se reafirma un continente con tendencia a considerar la prostitución como un terreno abonado para las redes mafiosas que se lucran con el tráfico de personas.

Francia y Finlandia son uno de los estados que aplican normas restrictivas, otros gobiernos han preferido que sean los ayuntamientos o los gobiernos regionales los que combatan a su manera este problema. Francia acaba de lanzar una campaña contra la prostitución de menores en escuelas francesas. Un fenómeno no contabilizado en Europa que aumenta gracias al comercio sexual legal.

En Europa la prostitución es legal y regulada en: los Países Bajos, Alemania, Suiza, Austria, Grecia, Letonia, Hungría y Turquía, en España ésta es legal pero no regularizada (los burdeles y el proxenetismo son ilegales).

 

"No está en venta", informe gobierno Alemán.

“No está en venta”, informe gobierno Alemán.

 Alemania, el burdel del continente

En 2002 Alemania optó por la despenalización total de la prostitución con el objetivo de regular la industria sexual. Desde entonces la prostitución ha aumentado y junto a Amsterdam es uno de los principales destinos de turismo sexual en Europa. En un informe el gobierno alemán describe el país como paraíso de tranficantes donde el 90% de las 400,000 mujeres prostitutas estan bajo coacción.

 

En los últimos diez años, en Europa la prostitución forzada y el comercio de seres humanos para la explotación sexual ha aumentado dramáticamente, pero sin embargo, permanece, en gran parte, pasado por alto. La Unión Europea no ha podido contener el problema, y la legislación pertinente ha sido contraproducente.

Aproximadamente 4.5 millones de mujeres en todo elmundo se esclavizan en la explotación sexual manejada por redes de delincuencia organizada transnacionales. En Europa, la industria sexual legalizada i la próspera demanda se transforma en una puerta abierta a prostitución forzada y tráfico humano.

Un informe de open democracy estima que en mercados de la UE legalizados el beneficio económico de la explotación sexual se puede estimar en entre 34 mil millones y 47 mil millones de dolares.

Las redes de delincuencia organizada aprovechan fronteras abiertas y la ausencia de legislación en la UE. La edad de entrada en este negocio suele ser 13 años, el 75% de mujeres y muchachas tienen entre 13 y 25; el 90% depende de un “chulo”, y mantienen niveles muy altos de dependencia a drogas o alcohol (el 83%).

Las mujeres rumanas y búlgaras representan a hasta el 85% de víctimas del tráfico de países con la prostitución legalizada, reflejo inmediato que el enfoque de mucho países europeos no sirve para proteger sus víctimas.

El comercio sexual es un negocio que crece demasiado rápido y la criminalización de la compra de servicios sexuales es uno de los modos de luchar contra las redes criminales transnacionales detrás del tráfico de mujeres.