La tragicomedia de Maradona, ¿un caso aislado o el guión de una novela que ya vimos?

El exfutbolista vive la vida de un jeque árabe llena de lujos en Dubai. Convive con su novia de 24 años, Rocío Oliva. Juntos protagonizan una triste novela de violencia de género a través de las portadas de los diarios. Sin buscarlo, el ojo mediático pone en escena una problemática que afecta a 1 de cada 3 mujeres. 

Maradona en el video de Rocío Oliva. Captura de Youtube.

Maradona en el video de Rocío Oliva. Captura de Youtube.

Ayer, Diego Maradona ocupó las tapas de los diarios y los portales argentinos por una foto “hot” en la que sale tocando las partes íntimas de su compañera, Rocío Oliva, la mujer con la que tuvo varias idas y vueltas en los últimos meses.

Idas y vueltas que incluyen una denuncia por robo que llegó hasta Interpol, muchos pasajes Buenos Aires – Dubai, Dubai- Buenos Aires e incontables horas de exposición mediática.

Más allá de lo soez o lo anecdótico de la imagen, la foto es la postal de una reconciliación turbulenta.

El 27 de octubre se dio a conocer un video en el que Maradona se acercaba a Rocío Oliva, visiblemente borracho, para pegarle porque ella “estaba usando el celular” (teléfono móvil).

Cuando ocurrió este episodio hace un mes, que es casi un siglo en el mundo maradoniano, los familiares de la joven dijeron que ella “aseguraba que no iba a volver”, pero al final terminó volviendo.

El caso de Maradona es el típico caso de violencia de género: él golpea, se arrepiente y dice que no va a volver a hacerlo, vuelve con caricias, con regalos, con deferencias. Ella perdona, vuelve el amor. Un día, vuelve el maltrato. Él golpea y el ciclo empieza otra vez.

La historia, a pesar de tener estos protagonistas caricaturescos, es una realidad cruel que se repite en la casas de millones de parejas anónimas.

Rocío Oliva es el “1” del dato que muestra que una de cada tres mujeres en el mundo sufre violencia de género, física o sexual. La mayoría de ellas en manos de su pareja.

Hoy es 25 de noviembre y es el día elegido por ONU Mujeres para hacer una campaña contra la Violencia de Género, en la que el protagonista es el color naranja. Los datos que la ONU difundió en esta campaña muestran que cerca de 120 millones de niñas son forzadas a tener relaciones o cometer otros actos sexuales en algún punto de sus vidas y 133 millones de mujeres y niñas sufren mutilación genital.

Contra esta noticia amarilla, ONU Mujeres propone una ola naranja. ¿Prevalecerá?