Pasajero, se acabó tu privacidad

Airport/ Flickr: Jonathan Cohen

Airport/ Flickr: Jonathan Cohen

Sucesos como lo ocurrido este fin de semana en Dinamarca y el mes pasado en París han hecho reaccionar a los líderes europeos que han puesto sobre la mesa el tratado de libre de circulación de personas (o espacio Schengen) para cuestionarlo y han aprobado una nueva “medida antiterrorista” : la implantación de un registro europeo de datos de pasajeros aéreos, Passenger Name Record (PNR).

Durante la reciente cumbre europea el espacio Schengen ha sido el foco de una hoja de ruta para reforzar la lucha contra el terrorismo. Los 28 pidieron una reforma del código de fronteras Schengen para instaurar controles sistemáticos a todos los ciudadanos europeos que viajan a terceros países.

España y Francia fueron unos de los dos países que apoyaron fervientemente la propuesta de modificación para establecer controles sistemáticos en las fronteras exteriores hasta ahora inexistentes. A pesar de la presión de los 28, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, puso fin a la discusión en la cumbre celebrada en Bruselas afirmando que el ejecutivo comunitario “no cree en la necesidad de revisar las directivas de Schengen por ahora”.

Votación "Anti-terrorism mesures" (adopted-11.02.2015) en el Parlamento Europeo. Gráfico de VoteWatch.com

Votación “Anti-terrorism mesures” (adopted-11.02.2015) en el Parlamento Europeo. Gráfico de VoteWatch.com

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, también rechazó la reforma del tratado de libre circulación pero sí apoyó el registro europeo de datos de pasajeros aéreos: “La información no se comparte suficientemente entre los estados miembros (…) para poder intercambiar información primero tenemos que recogerla, por eso es tan importante un PNR europeo”, explicó.

Tras la cumbre europea, el PNR fue aprobado para finales 2015 tras votación en el Parlamento Europeo. Un mecanismo que suscita recelos, pues a pesar de decir que protege mejor la seguridad de los ciudadanos se ve como una vulneración del derecho a la privacidad de las personas.  En 2013 este mecanismo ya fue propuesto pero rechazado ya que incumple absolutamente con la protección de datos.

 

EL PNR en España

En España, sin embargo, parece que “nos gusta” esta medida y ya se trabaja para su implementación. Esta nueva medida quiere incluirse como enmienda en la  polémica “Ley mordaza” o Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana aprobada en diciembre.

Esta ley representa una limitación de los derechos fundamentales y legaliza las “devoluciones en caliente” de inmigrantes. Los inmigrantes que llegan a Ceuta y Melilla se ven privados de derecho de asistencia letrada y petición de asilo.

Dar cobertura legal al PNR a través de un ley en trámite (la ley irá ahora en el Senado para entrar en vigor) es sobretodo polémico, pues se incluye de sopetón sin un estudio y debate pertinente. Aparece fácilmente evitando corrección legislativa o polémica social.

 

La estrategia del miedo

En Europa los atentados a mano de “extremistas islamistas” es inferior al 2%.  .¿Y qué tiene que ver el incidente contra Charlie Hebdo con la seguridad aérea? Sus terroristas ya figuraban en la lista negra de terroristas de EE.UU. Entonces ¿por qué ahora sí aprobamos el PNR? Las decisiones tomadas en caliente me asustan y además, la información digital es poder, los lobbies llevan tiempo presionando para crear un fichero como este… Quién sabe cuáles son los objetivos reales que hay detrás de esta nueva ley pero la crisis actual de seguridad da alas a este tipo de iniciativas.

Una vez más el terrorismo mediático y la estrategia del miedo en el Gobierno dan a luz a una nueva polémica antiterrorista, el PNR. El espacio Schengen por ahora permanece intacto pero me temo que pronto será, de nuevo, tema candente.