Costa Rica vive tres meses solo con energía renovable

Turrialba

El activo volcán Turrialba en Costa Rica, un país que aprovecha la energía de sus colosos / Bernal Saborio / Flickr

Costa Rica, un pequeño país de 5 millones de habitantes es como una pequeña isla no solo en Centroamérica, sino también en el mundo. Costa Rica se libró de las guerras que azotaron a sus hermanos centroamericanos, tiene una democracia estable desde 1948 y fue el primer país del mundo en no tener ejército. Ahora vuelve a ser pionero en América Latina y los primeros 75 días del año se ha suministrado tan solo con energía renovable, según explica el Instituto Costarricense de la Electricidad (ICE). Así pues, se convierte en el primer país de la región en conseguir este hito.

Buena parte de esta energía proviene de las hidroeléctricas y, especialmente, de las de Arenal, Cachi, La Angostura y Pirris. Las favorables condiciones lluviosas de estos primeros meses del año han hecho que sus embalses estuvieran a rebosar, por encima de loa niveles de las estimaciones del ICE.

El resto de la energía proviene del desarrollo geotérmico, una energía que se consigue mediante el aprovechamiento del calor del interior de la tierra, la eólica, la solar y la biomasa, la utilización de materias orgánicas. Ya en 2014, el 80% de la energía costarricense se generó a través de las hidroeléctricas, mientras que otro 10% de la energía geotérmica.

Y el reto del gobierno costarricense es que para el 2021 realmente el país pueda subsistir simplemente con energía renovable y, de este modo, no tener que hacer prospecciones marinas para extraer petróleo. Por eso, y ante el temor que las lluvias puedan afectar a la cantidad de agua en los embalses de las hidroeléctricas, el país está diversificando sus fuentes de creación de energía renovable.

En este sentido, en 2014 el gobierno costarricense presentó un importante proyecto para destinar 958 millones de dólares (unos 880 millones de dólares) para potenciar la energía geotérmica que, principalmente, estará financiado por Japón y el Banco Europeo de Inversiones. Para ello quiere aprovechar la energía que proviene de la gran cantidad de volcanes que existen, pues este pequeño país de 51.100 km2 cuenta con 290 focos volcánicos, de los cuales algunos están extintos, otros dormidos y solo cinco activos, según la Universidad de Costa Rica.

Precisamente, un informe de la Organización No Gubernamental (ONG) WWF pone a Costa Rica en primer lugar como productor de energía renovable de América Latina, mientras que también destaca sus esfuerzos para diversificar su economía. “Costa Rica es quizás el paraíso de las energías renovables más grande en la región de América central”, concluye el informe.

La realidad es que la gran diversidad de recursos naturales de América Latina hacen que esta región sea un gran potencial en cuanto a energías renovables. Latinoamérica genera alrededor del 7% de la electricidad mundial y, de esta, el 65% proviene de fuentes renovables. La mayor parte proviene de las hidroeléctricas, mientras que tan solo 6% se consigue con otras fuentes de energías como la solar, la eólica o la geotérmica. Aún así, se espera que que esta proporción vaya en incremento y que para el 2050 el 20% de la electricidad generada en América Latina provenga de energías renovables no hidráulicas, destaca WWF en el informe.

Por otro lado, el hecho que Costa Rica sea pionero en la región ha provocado que atraiga inversiones internacionales destinadas a potenciar las renovables. Así pues entre 2006 y 2013, atrajo más de 1.700 millones de dólares (1.561 millones de euros) para financiar proyectos que desarrollen este tipo de energía.

Y los primeros beneficiados son los mismos costarricenses, no solo porque el aire que respiran es más puro, sino porque han visto como el precio de su factura eléctrica se ha reducido un 15%.