¿Qué haría si su hijo fuera homosexual o su hija lesbiana?

En Ecuador existen clínicas ilegales que ofrecen supuestos tratamientos para “curar” la homosexualidad o el lesbianismo. Parten de la base que es una enfermedad o una desviación que se puede tratar. Estas clínicas se esconden bajo centros que ofrecen terapias para adictos a las drogas o el alcohol, pero se vuelven ilegales al ofrecer tratamientos para curar la homosexualidad o el lesbianismo, algo que va en contra de la constitución del país. En algunas de estas clínicas, además, se han dado casos de maltrato, torturas y hasta violaciones.

En 2012, las organizaciones de defensa de los derechos de la comunidad GLBT, denunciaban que cada semana recibían dos denuncias de personas que habían sido ingresadas a la fuerza en una de estas clínicas.

Cuando trabajé como periodista en Ecuador (2010 – 2012) tuve la oportunidad de entrevistar a dos mujeres de Quito víctimas de estas clínicas. En ambos casos, fueron sus madres quienes les ingresaron en estas clínicas. Y si bien una dice que no padeció ningún maltrato, sino que simplemente la intentaron curar con un discurso religioso, la otra sí denunció que había recibidos diferentes abusos, incluso sexuales, insultos y torturas como estar esposada días sin comer, palizas o que los guardias le tiraran orina o agua helada encima.

En julio 2013, salió otro caso a la luz, el de Denisse, una chica que fue internada en un centro de Guayaquil y también denunció ser víctima de abusos sexuales y torturas. En en ese entonces, la ministra de Salud de Ecuador, Carina Vance, aseguró que se trata de “casos aislados” y de “una mafia que opera a nivel nacional en cada una de las provincias, en las que se están violentando los derechos humanos”. Según datos que facilitó Vance ese año, en Ecuador operaban alrededor de 200 centros de rehabilitación de drogas y alcohol, de los cuales 120 contaban con licencia, por lo que hay 80 de ilegales.

En este contexto, en Ecuador el día de la madre se celebra el segundo domingo de mayo. Hace tres años, el 13 de mayo de 2012, con la activista Tania Macera, la antropóloga Carolina Arias, así como la arquitecta Laura Fontanili, fuimos al centro de Quito y le preguntamos a la gente ¿qué haría si su hijo fuera homosexual o lesbiana? Y este fue el resultado. Hoy, tres años después, feliz día de la madre a todas aquellas ecuatorianas que respetan a sus hijos y hijas tal y como son.