La verdadera oportunidad para los cubanos

El presidente de EEUU Barack Obama saluda su homólogo cubano, Raúl Castro, en la Cumbre de las Américas. (EFE)

El presidente de EEUU Barack Obama saluda su homólogo cubano, Raúl Castro, en la Cumbre de las Américas. (EFE)

Esta semana Obama anunció la reapertura de la embajada estadounidense en Cuba el 20 de Julio. La mayoría de países tienen algún tipo de relación diplomática con Cuba y la mayor parte de estos tienen embajadas establecidas. Sin embargo, desde que Estados Unidos y Cuba rompieron sus relaciones diplomáticas en los sesenta sólo había una oficina diplomática en la embajada de Suiza en Cuba llamada “Sección de intereses”. Ahora, como parte del proceso de normalización de sus relaciones, anunciado oficialmente en diciembre, se dará paso a la reapertura de las embajadas.

Este es un símbolo más de los que se irán viendo en los próximos meses, mientras este proceso de ‘deshielo’ o normalización sigue su curso en un camino que será más largo que corto. Algunos de estos momentos simbólicos que ya hemos visto pasan, por ejemplo, por la Cumbre de las Américas en Panamá, momento en el que pudimos ver el primer encuentro oficial entre un presidente estadounidense, Obama, y uno cubano, Raúl Castro, en los últimos cincuenta años. O como cuando a finales de Mayo el Departamento de Estado retiró a Cuba de la lista de ‘Estados patrocinadores del terrorismo’.

El levantamiento del embargo a Cuba, la flexibilización de las restricciones para el comercio y los viajes a la isla o el aumento del límite de envío de remesas de 2.000 dólares al año a 8.000– en 1993, tras el colapso económico de Cuba derivado del fin de la Unión Soviética Fidel Castro empezó a permitir el envío de ‘remesas’ o de dinero a Cuba desde el exilio- podría dar un respiro a una economía que hace estragos. Por ejemplo, el PIB per cápita –10.200 dólares- lo sitúa en el número 132 del ranking mundial, según el CIA World Factbook, y su economía depende en gran parte del turismo pero también del negocio del petróleo y la exportación de productos como el azúcar, el tabaco o el café.

Con todo, según la misma fuente, el nivel de vida promedio de los cubanos se mantiene en un nivel más bajo que antes del colapso de la Unión Soviética y la crisis resultante de la década de 1990. Desde finales de 2000, Venezuela ha estado proporcionando petróleo en condiciones preferenciales, y suministra casi 160.000 barriles por día de productos petrolíferos. Cuba ha estado pagando por él, en parte, con los servicios de personal cubano en Venezuela, incluyendo unos 30.000 profesionales de la medicina. Sin embargo, en 2013 los problemas económicos de Venezuela obligaron una reducción del 24% en las exportaciones de petróleo a Cuba, una tendencia a la baja que continuó en 2014. Entre el ‘top 5’ de socios comerciales de Cuba está China, que representa un 18% de las importaciones cubanas y un 30% de las exportaciones.

Obama debería exigir también medidas que mejoren la situación de los derechos humanos en Cuba

Lo que aquí preocupa es que esta normalización pase por un mero interés de Estados Unidos de sacar partido de una relación más estrecha con Cuba si bien este momento debería ser una oportunidad para exigir también medidas a favor de los derechos humanos en el país de los Castro. Lo advertía el Washington Post en un editorial: desde diciembre, ha habido más de 3.000 detenciones políticas en Cuba, de acuerdo con fuentes de la disidencia. Según Human Rights Watch el gobierno cubano continúa reprimiendo a personas y grupos que critican al gobierno o reivindican derechos humanos fundamentales. “Los funcionarios aplican una variedad de tácticas para castigar el disenso e infundir temor entre la población, incluidas golpizas, actos de repudio, despidos y amenazas de largas penas de prisión”, aseguran. Pues muchos cubanos, no contentos con el sistema político y económico en el que viven encarcelados y controlados, aseguran que querrían huir del país si tuvieran ocasión. De hecho según una encuesta, cerca de la mitad dejaría el país.

Es por ello que, como dice el editorial del periódico mencionado, “Obama podría haber solicitado una garantía, por ejemplo, que a las Damas de Blanco, formado por las familias de los presos políticos, se les permitirá llevar a cabo sus marchas semanales pacíficas sin arrestos o golpes; como lo es, los ataques contra el grupo han aumentado considerablemente”. ¿Dejará Estados Unidos que Cuba sea la nueva China, donde conviven el capitalismo y el comunismo más feroces? ¿O aprovechará esta ocasión para dar una verdadera esperanza a los cubanos?