La ONU combatirá la caza furtiva de especies amenazadas

León

Mathias Appel/ Flickr

Mientras el mundo reaccionaba con indignación frente a la muerte de Cecil, el león de 13 años que fue cazado por un dentista estadounidense en Zimbabwe, en Kenya cinco elefantes en peligro de extinción fueron también abatidos.

Cazadores furtivos entraron en el Parque Nacional Tsavo el lunes por la noche, dejando los cuerpos de los animales abandonados. Éstos fueron encontrados sin sus colmillos el martes. Al parecer se trataría de una hembra adulta y sus cuatro hijos. La caza de elefantes ha crecido exponencialmente debido a la demanda de marfil en Asia, donde se usa para propósitos medicinales que, sin embargo, no tienen ninguna base científica.

La Organización de las Naciones Unidas presentó esta semana una resolución que insta a todos los países que la integran a comprometerse para esforzarse en reducir la caza furtiva y el tráfico ilegal de animales. La resolución, impulsada por Gabón y Alemania, y respaldada por otros 84 países integrantes de la Asamblea General), es considerada histórica por diferentes organizaciones de protección de la vida salvaje como WWF y Traffic.

Su objetivo es establecer leyes y procesos judiciales más firmes, así como involucrar a las comunidades locales en la lucha contra la caza furtiva. Por ejemplo, uno de sus puntos establece que se determine a la caza ilegal como un crimen grave.

Esta resolución llega en un momento crítico para la conservación de la fauna en peligro de extinción. Además de la muerte del león Cecil y la matanza de cinco elefantes en un parque natural de Kenia, se une el fallecimiento de la rinoceronte Nabire en República Checa, que dejó en cuatro la cifra de rinocerontes blancos vivos, una especie que está al borde de la extinción también por la caza ilegal.