La ONU y su Talón de Aquiles

Guerra, pobreza, injusticia, explotación y violación de los Derechos Humanos… La organización de las Naciones Unidas tiene una agenda muy apretada. Es la mayor organización internacional que existe, y pretende funcionar como gobierno global para afrontar retos globales y mejorar la vida de 7 mil millones de personas. En la actualidad, 193 Estados son miembros de las Naciones Unidas y su sede principal está en Nueva York.

 

Esqueleto

Salón de la Asamblea General durante una votación en 2014 para elegir cuatro jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). /ONU

Salón de la Asamblea General durante una votación en 2014 para elegir cuatro jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). /ONU

Los principales órganos de la ONU son: la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, el Consejo de Administración Fiduciaria, la Corte Internacional de Justicia y la Secretaría de la ONU. Todos ellos se crearon en 1945 al fundarse la organización.

La ONU está, a parte, formada por un conjunto de agencias, oficinas y programas – denominadas Sistema de las Naciones Unidas – de carácter muy especializado, que ayudan a la Organización a poder cumplir mejor con sus tareas. (UNDP, ONU Mujeres, Unicef…etc.)

 

Inicios

La ONU fue fundada el 24 de octubre de 1945 en la ciudad estadounidense de San Francisco. Con la participación de 51 países, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, y con la firma de la Carta de las Naciones Unidas. Se fundó con la esperanza de que sirviera para prevenir nuevas guerras, anhelo que demasiado a menudo no se ha cumplido.

Desde 1947 hasta 1991, la división del mundo durante la Guerra Fría hizo imposible cumplir ese objetivo. El famoso sistema de veto del Consejo de Seguridad en medio de tantas hostilidades hacía inoperante a la organización.

Desde 1991 las misiones de paz de la ONU se han hecho más complejas, se han incluido elecciones y otros aspectos, mucho mas complejos que los anteriores acuerdos militares. Es un órgano que, como nuestro mundo, está constantemente en cambio para hacer frente a las nuevas amenazas en cooperación, derecho internacional, paz y seguridad internacional, desarrollo económico y social, asuntos humanitarios y derechos humanos. Hace unos años no existían las armas nucleares o la degradación actual del medio ambiente, por ejemplo.

Sin embargo, la ONU, tiene dos características que permanecen inamovibles y que son sin duda su Talón de Aquiles:

Distribución desigual

En el Consejo de Seguridad de la ONU, órgano donde se toman importantes decisiones y de cumplimiento obligatorio, hay cinco miembros permanentes (China, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Rusia), que siempre tienen derecho a veto. Si alguno de estos países vota contra una propuesta, ésta queda rechazada, aunque todos los otros miembros hayan votado a favor. Podéis imaginar que conseguir un consenso total es complicado, además, cada país tiene sus aliados y veta en función de estos, así pues, no es bueno tener como enemigo a Francia o a China.

En estos cinco países ¿no echáis de menos la representación de otros continentes? ¿dónde está África, América Latina? ha habido numerosos llamamientos a ampliar la composición del Consejo de Seguridad, la vigente no refleja para nada la situación geopolítica actual.

Fotografia propia Sede Naciones Unidas Nueva York

Fotografia propia Sede Naciones Unidas Nueva York

Insuficientemente independiente

A menudo, la ONU no toma, como debería, la iniciativa en crisis internacionales, recordemos Irak que recibió castigos denominados como sanciones de la ONU, cuando en realidad eran fruto de Estados Unidos, sanciones impuestas por Clinton. La organización de las Naciones Unidas no es un agente totalmente independiente. Ésta depende de los estados que lo constituyen y, sobretodo, de los cinco mencionados anteriormente, también me atrevería a afirmar que depende especialmente de los Estados Unidos. Noam Chomsky dice en su libro El nuevo orden mundial (y el viejo) “La ONU puede ir tan lejos a como los EE.UU. le permita, pero no más que eso”. Y es cierto, es inevitable, las Naciones Unidas es el órgano más independiente que por ahora existe pero aún así se basa en la distribución desigual del poder en el mundo y en consecuencia acarrea un gran poder de Estados Unidos.

Muchos reclaman la reforma de la ONU, piden que ésta juegue tome más importancia e independencia y sea más efectiva. Hay naturalmente quejas sobra la composición de los cinco o para que se modifique el procedimiento de elección del Secretario General, que es hermético y ya dedicaremos otro post para hablar de él.

La mayoría de nosotros queremos lo mismo: paz, justicia, libertad, salud, alimentos, cobijo, educación, etc. ¿Por qué entonces cuesta tanto? ¿cómo hacemos para que nuestros políticos y las grandes organizaciones sean 100% justas y democráticas?

¿Podemos confiar aún en cambiar el mundo?