Colombia: podría ser la fosa común más grande de la historia

Miles de personas se manifiestan en Colombia a favor del proceso de paz / Archivo EFE

Miles de personas se manifiestan en Colombia a favor del proceso de paz / Archivo EFE

Si uno piensa en fosas comunes le vienen en mente conflictos como Rwanda, los Balcanes o hasta la misma Guerra Civil española. La característica principal es esa: una situación de guerra. Pero este no es el caso de Colombia o, como mínimo, lo que nos han querido vender. Teóricamente, la fosa común más grande del mundo estaría en este país sudamericano y en época de supuesta democracia.

Y es que el pasado 27 de julio se inició en la comuna 13 de Medellín, capital de Antioquia y la segunda ciudad del país, se iniciaron las excavaciones para encontrar cientos de desaparecidos. Según detalló la Fiscalía General de la Nación de Colombia en un comunicado se están buscando restos de personas en la comuna 13 de San Javier y en San Cristóbal, una zona montañosa de unos 70 hectáreas, por lo que se ha priorizado la excavación 3.700 metros cuadrados, en el tramo del Polígono 1 conocido como La Escombrera.

“Esperamos que con esta priorización de 3700 metros cuadrados de búsqueda inicial, debamos extraer aproximadamente 24 mil metros cúbicos de tierra, se calcula que La Escombrera puede ser una de las fosas urbanas más grandes del mundo y por esta razón el acto de hoy además de ser un acto simbólico de dignificación de víctimas, de abrir espacios a las víctimas para la expresión de su dolor y de continuar en la búsqueda de desaparecidos en Colombia tiene un mensaje muy importante en temas de justicia transicional, en el marco de justicia y paz”, enfatizó el Fiscal General colombiano, Eduardo Montealegre.

 

El conflicto colombiano se inició en 1965 con la creación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) enfrentó al grupo guerrillero con el Ejército, paramilitares y carteles de la droga. Según cálculos de la Fiscalía, a raíz del conflicto, hay más de 50.000 desaparecidos en Colombia, de los cuales esta institución tiene constancia de 20.000.

En el caso concreto de la comuna 13, Montealegre relató que ésta estuvo controlada por grupos guerrilleros y “allí se produjeron graves violaciones a los derechos humanos por enfrentamientos entre guerrillas, grupos criminales y autodefensas (paramilitares), y por esta razón con base en todas estas evidencias, declaraciones de paramilitares, de víctimas iniciamos, una búsqueda de desaparecidos en esta zona”, que se alargaran unos cinco meses.

Se cree que en la comuna 13 hay entre unas 90 y 300 personas asesinadas entre 1999 y 2004 durante los enfrentamientos entre guerrilleros de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) contra los paramilitares. Poco tiempo después que el expresidente Álvaro Uribe alcanzara el poder en 2002, esta comuna cayó en manos de los paramilitares, a raíz de la Operación Orión que tenia como finalidad acabar con la guerrilla en toda esta zona, explica la BBC.

Esto formó parte del plan de “seguridad” de Uribe, que asumió el poder en agosto del 2002, y entre el 16 y el 20 de octubre entró con más de mil soldados, ayudados por 800 paramilitares, y helicópteros de la Fuerza Aérea en la comuna 13 para acabar con la guerrilla, detalla el diario El Público. El jefe paramilitar Don Berna, que está extraditado en Estados Unidos, destacó que hubo más de 300 cuerpos enterrados entre los escombros, según el testimonio que recoge el rotativo El Público. Juan Carlos Villada, otro paramilitar conocido con el alias Móvil-8, aseveró que participó en el entierro de unas 50 personas, concretamente, en el Polígono 1, que ahora es en el que se está trabajando.

Pero esta no es la primera vez que se halla en Colombia una fosa de grandes dimensiones. En diciembre del 2009, se encontró en la Macarena, el departamento del Meta y a unos 200 kilómetros de Bogotá, una fosa con 2.000 cadáveres, la más grande que se ha localizado en todo el continente. Concretamente, estos restos fueron depositados detrás del cementerio local por el propio Ejército a partir del 2005 y, había cadáveres, del mismo 2009.

La mayoría de los muertos de la Macarena se cree que se tratan de falsos positivos. En Colombia cuando se hablaba de positivos, se entendía que se había matado algún guerrillero. Se da el caso, por eso, que durante el gobierno de Uribe y cuando el actual presidente, José Manuel Santos, era ministro de Defensa, se mataron a civiles que el mismo Ejército hizo pasar como si fueran guerrilleros, lo que se conoce como falsos positivos.

Y a nivel nacional, la Dirección de Justicia Transicional eleva la cifra de desaparecidos de la Fiscalía a más de 105.000. Si esto se corroborara, supondría que en los últimos cincuenta años ha habido más desaparecidos por el conflicto en Colombia que en todas las dictaduras del Cono Sur juntas. La diferencia, por eso, es que en el caso colombiano se han dado en un supuesto contexto de democracia.