Otras formas de salir de la crisis griega: el sol

Imagen de la campaña de Greenpeace

Imagen de la campaña de Greenpeace

Digamos que hace siete años que quienes no creen en la austeridad buscan alternativas para salir de la crisis. Y de la griega, ni os cuento. Hasta se ha hecho un crowdfunding para intentar pagar la deuda helena. Ahora, Greenpeace inicia otro para poner fin a la pobreza energética con un bien inagotable, el sol.

El dato da miedo: 6 de cada 10 hogares griegos no tiene ingresos suficientes para hacer frente a las facturas energéticas. El objetivo de la ONG es una campaña de crowdfunding para instalar energía solar en las islas griegas. Han decidido empezar por el archipiélago heleno por dos razones fundamentales: una, que Grecia es el país en el que la crisis ha golpeado más fuerte a sus ciudadanos y en segundo lugar, que precisamente sus islas tienen una enorme dependencia del petróleo. “Queremos que Grecia sea el país que inicie el camino para tener un futuro energético diferente y poner nuestro granito de arena para que puedan salir de la crisis”, dice Greenpeace, cuyo objetivo es continuar por otros países del sur, una vez logrado el primer objetivo.

La energía solar rebajaría la factura energética de muchos de los hogares con bajos ingresos, reduciendo el consumo de petróleo y ya de paso, las emisiones que tanto contaminan. Además, la ONG quiere aprovechar para que esta iniciativa sirva de ejemplo de política social justa. El autoconsumo, dicen, “puede contribuir a la salida de la crisis para los países del sur”. Y aprovechan para criticar el llamado “impuesto al sol” que quiere aprobar nuestro ministro de Industria, José Manuel Soria.

Todo el dinero que se recaude estará destinado a la instalación de paneles solares con los que la ONG abastecerá de energía a las familias griegas con menos ingresos. De momento, han conseguido 36.912 dólares, una cifra no muy alta si tenemos en cuenta que representa sólo el 4% del millón que quiere lograr para solarizar las islas. ¿La esperanza? Que a la vuelta de las vacaciones -agosto es un mes muy duro para quienes siguen trabajando- todo quisqui se entere de la campaña y ponga su granito de arena. Es lo que quiere Greenpeace, responder a la crisis con el sol.


//