Cómo responde la UE al boicot ruso

Supermercado ruso sin productos de la UE / EFE

Supermercado ruso sin productos de la UE / EFE

Con la crisis de refugiados y el dramón griego, casi se nos olvida que la Rusia de Putin tiene vetados una serie de productos procedentes de la Unión Europea. Y que eso no nos sale muy barato a los europeos. Los productos son los siguientes: carne, lácteos, frutas, hortalizas y algunos productos procesados como embutidos, almidón o extracto de malta. Esto ha supuesto un descenso del 38% en las exportaciones europeas a Rusia entre agosto y diciembre de 2014, respecto al año anterior. La UE decidió en agosto prolongar las ayudas a los diferentes sectores afectados.

El palo es gordo porque las exportaciones de la UE a Rusia supusieron en 2013 un 4% del total, unos 5,2 mil millones de euros. El queso, las frutas y las verduras se llevan la peor parte: caen un 17% y un 10%, respectivamente. En el caso del queso, son más de 300 millones de euros. Esto no ha evitado que se produjeran problemas de fraude. Bruselas tuvo que suspender las ayudas al queso el año pasado por una demanda desproporcionada de Italia, tras haber suspendido las de Polonia en el caso de las frutas y verduras un par de semanas antes. Dentro de las frutas, las más afectadas son los melocotones y nectarinas. ¿Qué países las producen? Sí, España, Italia, Grecia y Francia.

Rusia no ha vetado todas las exportaciones de la UE, sólo el 43%. Sigue importando vino y otras bebidas alcohólicas, cereales, pasta, aceite de oliva, refrescos y otros bienes. Y el premio de consolación: la UE no es la única castigada. El veto también afecta a Estados Unidos, Canadá, Australia y Noruega. A pesar del boicot, la Comisión Europea -el poder ejecutivo- se jacta de que la UE ha aumentado un 2% sus exportaciones al resto del mundo, vendiendo más producto agrícola a países como Estados Unidos, China, Suiza o Corea del Sur. Pero las cuentas todavía no salen.

Cada decisión tiene consecuencias. Y la UE todavía se ha reservado 433 millones de euros más en su fondo de reservas para crisis para hacer frente al veto ruso.