Trump fustiga a los males de EEUU

Donald Trump presentó este martes su libro Crippled America. How to make America great again, que se traduciría al español como América paralizada. Cómo hacer que América sea grande de nuevo. En la portada el precandidato republicano pone su ceño fruncido y su cara de enfado, acorde con su ánimo de fustigar a “los males de Estados Unidos”.

Durante 200 páginas y 17 capítulos el magnate inmobiliario nos habla de sus desvaríos habituales, ya conocidos en la campaña electoral como “El derecho a portar armas”.“Las armas no son el problema, los criminales lo son”, explica Trump, quien junto con sus dos hijos varones es miembro de la Asociación del Rifle. El republicano defiende la propiedad de armas y reclama mano dura para los que las tienen de forma ilegal. “Las armas no son el problema, los criminales peligrosos son el problema”, añade.

En el prefacio del libro ataca de nuevo contra los mexicanos, a los que al principio de su carrera el republicano calificó de violadores y traficantes de drogas. Ahora agrega que la inmigración clandestina priva a los estadounidenses de trabajo. El empresario, conocido por insultar a los mejicanos en su campaña, afirma que “ama la inmigración”. Pero alerta de que “los países del sur no nos están mandando a su mejor gente”. También menciona a los marielitos, los 125.000 cubanos a los que Castro permitió emigrar a Estados Unidos y que fueron recibidos por Carter en 1980. El dictador cubano aprovechó para liberar las cárceles de presos comunes y dejar que se fueran a el país de las oportunidades. “Treinta años después aún estamos lidiando con eso”, afirma Trump.”

Una de las mejores partes de su obra es cuando el precandidato explica la voluntad de levantar un muro de separación entre Estados Unidos y México para evitar la entrada de inmigrantes ilegales “los muros son eficaces para detener el terrorismo. Israel gastó dos millones por kilómetro en el suyo”. Dice que el muro debe empezar a construirse “cuanto antes”, y que saldrá del bolsillo de México quiera este o no, con estrategias como la de incrementar las tarifas de las fronteras o recortar las ayudas.

Trump también promete en su libro vencer al grupo yihadista Estado Islámico, cuyas fuerzas, según él, “no son suficientes para llenar el estadio de los Yankees” en Nueva York.

El político que parece insultar a las mujeres cada vez que puede, se defiende en su libro por la malinterpretación de sus comentarios. “Trato a las mujeres y hombres por igual, a mis empleada les pago lo mismo, las asciendo del mismo modo y, cuando la pifian, las despido igual”.

En su libro el empresario neoyorquino se define como un líder, un defensor de los inmigrantes, un feminista y un triunfador, hasta le dedica un capitulo a su riqueza, nos cuenta que su patrimonio actual supera los 10.000 millones de dólares y que sus ingresos este año quedarán por encima de los 600 millones.

Centenares de seguidores de Trump se reunieron el martes en el rascacielos que lleva su nombre, en la isla de Manhattan, donde el precandidato firmaba y dedicaba ejemplares de su obra. Aprovechó el evento para, una vez mas, dejarnos claro que él es el líder: “Pienso que seré investido (presidente) y que llegaré a la Casa Blanca.” Y criticó un poco a sus contrincantes: “Pienso que será fácil derrotar a Hillary Clinton (precandidata demócrata a la presidencia), ya que sus antecedentes son muy malos”, dijo Trump delante de las cámaras durante el evento. Considero, también, que en el campo republicano, Jeb Bush es un pésimo orador que se duerme ante el micrófono, Marco Rubio está “sobrevalorado” y Carson es un ‘pusilánime’. (AFP)

Ya saben, aquí un nuevo libro que querrán tener o no en su mesita de noche, también ha salido a la venta el CD por si quieren relajarse escuchando las brillantes ideas de este republicano y con prefacio leído por el propio Trump!