Así cuenta el Daesh los atentados contra París y Rusia

dabiq“Pensaban que estaban seguros en sus jets“. Con este lenguaje empieza el editorial del último número de Dabiq, la revista del Daesh o mal llamado Estado Islámico, que describe con toda frialdad los atentados de París y el ataque al avión ruso en Egipto. Después de la portada en la que se puede leer “simplemente terror”, los pies de foto de la primer página hablan del “cobarde” François Hollande, el presidente francés, y se atreven a afirmar que “la pesadilla en París no ha hecho más que empezar”.

El grupo terrorista une los atentados de París al derribo del avión ruso en la península del Sinaí (Egipto) y afirma que las dos naciones “de cruzados” han derribado sus propias casas con sus propias manos a través de su hostilidad al Islam. En el mismo número se pueden encontrar otros artículos adoctrinantes, como uno en el que recomienda a las mujeres tener paciencia y soportar la poligamía de sus maridos, porque así lo quiere Allah.

El Daesh puso en su lista a Rusia el 30 de septiembre, después de que el gobierno de Vladimir Putin decidiera entrar en la guerra de Siria. “Parece que sus guerras contra el Cáucaso no le parecían suficiente ofensa”, desafía el grupo terrorista en referencia al movimiento checheno, del que muchos seguidores se han unido al Daesh. Explican así su idea de atentado: cuando descubrieron una manera de poner en peligro la seguridad del aeropuerto Sharm al-Sheikh, quisieron derribar un avión de una empresa que perteneciera a alguno de los países que forman la coalición internacional contra el Daesh, encabezada por Estados Unidos; pero tras la intervención rusa en Siria, cambiaron su objetivo por un avión de este país. El atentado causó la muerte de 224 personas, que los terroristas describen así: “219 rusos y otros 5 cruzados”. Y se jactan de haberlo llevado a cabo sólo un mes después de que Putin decidiera la intervención.

Llama la atención el tono épico de sus relatos. En el caso de Francia, los terroristas recuerdan que el país europeo comenzó a bombardear el “califato” el 19 de septiembre de 2014: “cegada por el patriotismo y pensando que la distancia geográfica le protegería de la justicia de los muyahidines”. Para el Daesh, Francia se habría burlado del profeta y no podía quedar sin venganza. De ese modo, el grupo alardea de haber enviado a sus “valientes caballeros” a la guerra en tierra de los “malvados cruzados”. Dabiq confirma así que fueron ocho los terroristas que “arrodillaron a París después de años de presunción frente al Islam”.

Más allá del lenguaje con el que el grupo terrorista de vanagloria del horror, en su editorial queda también claro que la declaración del estado de emergencia era uno de sus objetivos, ya que permite extender el miedo. En el texto, presume de que la situación se declarara en todo el país tras la acción de ocho hombres armados “sólo” con rifles de asalto y cinturones explosivos. El editorial prosigue con su perorata ideológica, afirmando que pronto y con el permiso de Alá, los musulmanes caminarán por el mundo como maestros de honor, siendo venerados y con su dignidad intacta. Eso sí, sólo los que queden.