¿Qué opina la Unión Europea de los resultados de las elecciones en España?

Si a alguien le gusta la estabilidad y la ausencia de cambio más que a Mariano Rajoy, es a la Comisión Europea, lo que comúnmente llamamos “Bruselas”. Ese deseo por mantener el equilibrio, más el respeto a la independencia política de cada Estado miembro, lleva a la absoluta discreción durante las campañas electorales de cada país. Y en el caso español, tras los resultados poco concluyentes, parece que la discreción se mantendrá hasta que se concrete el futuro gobierno. La única “salida de tono” la podemos observar en este vídeo en el que las cámaras captaron la sorpresa de la canciller Angela Merkel después de que Rajoy le comunicara que Podemos podría ser segunda fuerza el 20D:

Bruselas no comenta, oficialmente, los resultados de las elecciones en ninguno de sus Estados miembros. “Es un asunto interno”, se limitan a repetir sus portavoces y como mucho, añaden que desean que de las urnas salga un gobierno que permita al país continuar en la senda de la recuperación y las reformas. Aunque media Europa está gobernada por pactos entre dos o más partidos, España no ha entrado todavía en ese club de coaliciones.

A nivel europeo, sí ha funcionado la maquinaria de los partidos. El Partido Popular Europeo se felicitaba el lunes por ser “el claro vencedor de las elecciones españolas” y manifestaba que “los españoles han optado por la única fuerza política que sigue estando comprometida y es responsable”. Los socialistas europeos se mostraban convencidos de que los resultados “abren una nueva página en la historia política de España” y estimaban que la mayoría había votado por un cambio “contra el PP y a favor de las fuerzas progresistas”.

Jean-Claude Junker, presidente de la Comisión Europea, y Mariano Rajoy / Sergio Barrenechea, EFE

Jean-Claude Junker, presidente de la Comisión Europea, y Mariano Rajoy / Sergio Barrenechea, EFE

La Izquierda Unida Europea obviaba las diferencias entre IU y Podemos y se congratulaba, en general, del “éxito de los partidos de izquierda en las elecciones parlamentarias”, en voz de su presidente en el Parlamento Europeo, Gabi Zimmer. Pasaba después a felicitar a Podemos y, concretamente, a Pablo Iglesias, por su “impulso vigoroso a la democracia en crisis en España”. Zimmer aseguraba que el cambio está a la vuelta de la esquina y que el bipartidismo toca a su fin. Olvidando nombrar a Alberto Garzón, felicitaba también a su candidatura, Unidad Popular, en la misma frase en la que a Bildu y En Marea.

El grupo de los liberales, en el que se integra Ciudadanos en la Eurocámara, juntos a otros como PNV, CiU (ahora separado en Convergència Democràtica de Catalunya y Unió Democràtica de Catalunya) o UPyD, daba la bienvenida al “fin del bipartidismo” y dejaba las felicitaciones a sus primos hermanos en España para el segundo párrafo. El presidente de los liberales europeos, Guy Verhofstadt, resaltaba que Ciudadanos ha pasado de 0 a 40 diputados y se acordaba también del PNV y de DiL, las siglas con las que concurría Convergència. “Todos han conseguido continuar como elementos estables del paisaje político español”, decía Verhofstadt. Se olvidaba de UPyD.

Los líderes europeos parecen haberse escondido en las amplias declaraciones de sus partidos a nivel europeo. El único político que se lanzaba claramente a la piscina ha sido el primer ministro griego, Alexis Tsipras, que felicitaba a Podemos, diciendo que con sus 69 escaños se acabaría con la austeridad. Aunque con sus declaraciones parece que se le ha olvidado que él ha tenido que aplicarla incluso con mayoría absoluta. También felicitaba a Podemos el exministro de finanzas, Yanis Varoufakis:

//platform.twitter.com/widgets.js

El resto de líderes ha dado la callada por respuesta. Merkel, tan preocupada por el ascenso de Podemos, se limitó a felicitar, a través de sus portavoces, “al pueblo español por la alta participación”. Por lo demás no veía “muy claro” a quién se puede felicitar “todavía”. En esa misma línea, el presidente francés, François Hollande, tampoco se pronunciaba sobre los resultados, ni siquiera para decir si apoyaría o no un posible gobierno de coalición liderado por el español Pedro Sánchez. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, criticó a Rajoy, afirmando que las “rígidas medidas de austeridad, aunque se acompañen de resultados positivos de crecimiento, si no hacen aumentar los puestos de trabajo, están destinadas a hacer perder la mayoría”. Para el italiano, como para el resto de líderes europeos, el resultado ofrece “un cuadro difícil”. Enmarcarlo requerirá de mucha valentía.