Argentina: velas por Justicia a un año de la muerte de Nisman

Bajo la convocatoria “Velas por Nisman”, las entidades judías argentinas convocaron a un acto para conmemorar un año de la muerte del fiscal Alberto Nisman. Este medio estuvo en la manifestación para traerles los detalles.
DSC02294

Foto: Verónica Furlan

Lo primero que llamaba la atención era que la Plaza Alemania, en el barrio de Palermo, estaba totalmente vallada, por lo que había que hacer cola en las distintas entradas. Esa fila de más de 200 metros formaba parte de un operativo de seguridad montado por DAIA en el que se revisaban los bultos grandes (mochilas y bolsos) en busca de explosivos o armas.

La funcionaria Laura Alonso, una de las últimas personas con las que habló el fiscal antes de su muerte, llegó sobre las 18:30 y pasó muy presurosa hacia la parte central del acto. Más tarde sería, literalmente, ovacionada al ser nombrada. Lo mismo sucedió con otros funcionarios del macrismo como Patricia Bullrich (Ministra de Seguridad), Horacio Rodríguez Larreta (Alcalde de Buenos Aires), Gabriela Michetti (Vicepresidenta) y el mismo Mauricio Macri, que no estuvo presente aunque ayer se reunió con las hijas del fiscal.
La diputada Laura Alonso llega a la manifestación

La funcionaria Laura Alonso llega a la manifestación – Foto Verónica Furlan

Aunque no había banderas políticas, en el acto no faltaron los fanáticos que gritaran “Cristina asesina” (por la expresidenta).

Tampoco faltaron los vendedores ambulantes, que vendían camisetas con la cara del fiscal a 100 pesos (7 Euros) y velas bajo el lema “si se olvidó la suya cómprela a sólo diez pesitos”.

IMG_1906 DSC02267

El momento emotivo de la jornada estuvo marcado por una carta de las hijas de Nisman que fue leída por Marcela Arroyo.

“Hoy es un día muy especial para nosotras. Por eso decidimos pasarlo en forma íntima. En los mismos lugares que hubiéramos estado el año pasado con nuestro papá, para así recordarlo de un modo feliz”, expresaron las hijas del fiscal a través de su tía, excusándose por no estar en el acto.

Marcela Arroyo enciende una vela tras leer la carta de sus sobrinas.

Marcela Arroyo enciende una vela tras leer la carta de sus sobrinas. Foto: Verónica Furlan

 

También fueron oradores los titulares de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, el fiscal Ricardo Sáenz y el periodista Joaquín Morales Solá. Todos ellos fueron aplaudidos al destacar la búsqueda de Justicia y cuestionar por qué la causa sigue estancada desde hace un año.

CÓMO SIGUE LA INVESTIGACIÓN POR LA MUERTE DE NISMAN

Alberto Nisman era el fiscal que investigaba el caso AMIA, el peor atentado de terrorismo ocurrido en Argentina hace 21 años. Apareció muerto en su casa de Puerto Madero, un lujoso barrio de Buenos Aires, un día antes de que compareciera en el Congreso por una denuncia de encubrimiento en la causa que involucraba, entre otros, a Cristina Fernández de Kichner y al excanciller Héctor Timerman.

Tras un año de investigaciones, la causa dio un giro en diciembre pasado después de que la jueza que investiga su muerte, Fabiana Palmaghini, decidiera remover a la fiscal Viviana Fein de la investigación por la muerte del fiscal.

Esto acercó la causa a la posición de la exesposa de Nisman, la jueza federal Arroyo Salgado, quien a través de la querella pidió siempre la remoción de Fein.

Federico Casal, abogado de las hijas del fiscal (contratado por Arroyo Salgado), insiste en la hipótesis del homicidio y considera que “la investigación está atrasada”, ya que Viviana Fein “rechazó y demoró pruebas que acercaran la investigación al homicidio”.

Para Casal la “prueba indiscutible del homicidio es que la pistola que mató a Nisman siempre deja residuos de pólvora, y en el estudio que se hizo sobre sus manos no aparecen registros de pólvora”, según sus declaraciones en el canal Todo Noticias.

Manuel Romero Victorica, otro de los abogados de Kala y Iara Nisman insiste en la misma teoría. “Se perdió mucho tiempo dirigiendo la investigación hacia la hipótesis del suicidio”, dijo al mismo medio.

Las hijas de Nisman hoy tienen 8 y 15 años. Esperan poder saber algún día la verdad sobre la muerte de su padre.

Por ahora ese día parece muy lejano.