La sequía y la guerra civil asolan Somalia

Niños somalíes

John Martinez Pavliga / Flickr

Más de 58 mil niños podrían morir de hambre en Somalia si no reciben ayuda humanitaria urgentemente. “El nivel de desnutrición, especialmente entre los niños, es muy preocupante, con más de 350 mil menores de 5 años que padecen malnutrición aguda”, declaró el lunes en un comunicado el coordinador para la ayuda humanitaria de la ONU en Somalia, Peter de Clercq. Además, casi 2 millones corren el riesgo de morir de enfermedades prevenibles dada la falta de servicios de salud primarios.

Según datos de la ONU, 4,9 millones de somalíes -cerca del 40% de la población- necesitan asistencia de algún tipo y unas 950 mil personas “luchan todos los días para alimentarse”. La esperanza de vida en Somalia no llega a los 52 años, según datos de Indexmundi.

Sequía en Somalia

FMSC / Flickr

Este año ”El Niño” golpea con una fuerte intensidad. En el Cuerno de África provocó inundaciones catastróficas para los cultivos en el sur de Somalia y una grave sequía, sobre todo en el norte. La sequía hace que sea aún más difícil conseguir agua limpia. En Somalia es difícil el acceso al agua potable tanto para el consumo de las familias, como para el ganado y sus plantaciones.

Por desgracia esta no es una catástrofe aislada en Somalia, unas 258.000 personas murieron de hambre en la sequía somalí de finales de 2010 y 2012.

Por si fuera poco, los rebeldes controlan varias zonas de este país y las fronteras con los países limítrofes. En las zonas controladas por al Shabab, grupo radical islamista, se ha impuesto la estricta ley islámica o Sharia, y se han producido ejecuciones públicas, amputaciones y lapidaciones.