La nueva versión crítica del ‘Mein Kampf’ causa furor en Alemania

Mein Kampf de Hitler

Diego Cavichiolli Carbone/Flickr

La versión crítica de Mi lucha cuesta 59 euros, lo que no ha impedido que ya se hayan vendido casi 50.000 ejemplares. De hecho, es el número uno de la lista de libros más vendidos que elabora la revista Der Spiegel. Los 4.000 ejemplares que se editaron en enero se agotaran en menos de una semana.

El libro está editado por el Instituto de Historia Contemporánea de Múnich después de liberarse los derechos de publicación que habían quedado bajo custodia del “Land” de Baviera tras la muerte de Hitler. Este escrito, preparado por un equipo de historiadores dirigido por Christian Hartmann, consta con dos volúmenes y unas 2.000 páginas. En las páginas de la derecha está el texto de Mein Kampf, con la paginación de la edición original, y en las de la izquierda, los comentarios que cuestionan y contextualizan a Hitler.

Hitler comenzó a escribir el libro en la prisión de Landsberg, donde fue condenado a cinco años por haber planificado y ejecutado un golpe de estado fallido; y terminó su escrito en Obersalzberg, en los Alpes. La llegada del dictador al poder en 1933 convirtió al libro en un auténtico “bestseller”.

En estos 70 años, únicamente se prohibía su reedición, no la posesión ni su utilización. De hecho, desde su primera edición, en 1924, y hasta la capitulación del Tercer Reich se imprimieron cerca de doce millones de ejemplares, algunos de los cuales aún siguen en circulación. Además, las versiones extranjeras también podían encontrarse.

“Tenemos que luchar para asegurar la existencia y el incremento de nuestra raza y de nuestro pueblo” rezaba Hitler. “Es imprescindible impedir la unión de seres cualitativamente superiores y seres cualitativamente inferiores y lograr la plena victoria de los primeros” éstas son algunas de las frases que contenía el libro. Una apología de su antisemitismo radical. “Mi lucha” es una mezcla de datos autobiográficos y de propaganda política, en el que se presenta la ideología nazi.

Pero esta nueva versión, que cuenta con miles de notas académicas, tiene como objetivo mostrar que Mein Kampf está mal escrito y es incoherente. Andreas Wirsching, director del Instituto de Historia Contemporánea apunta que “nuestra edición tiene informaciones nuevas que ayudan a entender mejor el texto y, en el mejor de los casos, también la historia del Nacionalsocialismo”. Christian Hartmann, jefe de los historiadores que trabajaron en la nueva versión, apuntaba que “la edición desenmascara las informaciones falsas y las mentiras difundidas por Hitler y desnuda las innumerables medias verdades que buscaban un efecto propagandístico”.