La quema del marfil en Kenia

Montañas de colmillos ocupan desde el suelo hasta el techo de un sótano en la sede de Kenya Wildlife Service ( KWS – Servicio de Conservación de la Fauna keniana). Sus agentes han realizado un total de 21 incautaciones de marfil y otros trofeos ilegales de caza entre enero y abril de este año. Un gran éxito del gobierno de Kenia para detener el comercio ilegal del marfil.

Todas las muestras han sido registradas y etiquetadas. El próximo domingo, 30 de Abril, 105 toneladas de marfil y más de una tonelada de cuernos de rinocerontes procedentes de la caza furtiva serán quemados en el Parque Nacional de Nairobi.

El director general de KWS, Kitili Mbathi, invita a líderes regionales, periodistas y fotógrafos a registrar la quema de 11 contenedores de marfil traídos desde varios puntos de Kenia. Nunca antes se ha destruido una cantidad tan elevada de marfil en el país, con esta quema “se pretende hacer una declaración al mundo de que estamos comprometidos con la conservación y la erradicación de la caza ilegal.

 03, 2015. 15 tonnes of ivory slaughtered for their tusks / International Fund for Animal Welfare Animal

03, 2015 15 tonnes of ivory slaughtered for their tusks /International Fund for Animal Welfare Animal

Los bienes decomisados en el aeropuerto internacional Jomo Kenyatta de Nairobi incluyen marfil, escamas de pangolín y pieles y dientes de distintos animales. Tenían como destino países como China, Vietnam y Malasia.

Los detenidos por transportar estos trofeos de caza furtiva comparecieron ante el juez, y después fueron enviados a prisión o multados, por un importe total de 200.000 euros.Uno de los condenados, Liu Juntang, de nacionalidad china, deberá cumplir una pena de cinco años de prisión sin opción a fianza por transportar dos brazaletes y un peine de marfil, que pesaban 150 gramos, asegura EFE.

Según la ONU, mueren en África cada año entre 20.000 y 25.000 elefantes, dónde el número total de paquidermos se estima en hasta 650.000.

Generalmente en los países del sur de África, dónde residen los más de 400.000 elefantes de África, están a favor de vender de las reservas de marfil y usar el dinero para la conservación. Se han realizado dos ventas en 1999 y 2008 de los países del sur de África a China y Japón .

Pero países como Kenia se oponen con vehemencia a cualquier venta de marfil – diciendo que sólo fomentan el comercio ilegal – y quieriendo una prohibición completa.

Se trata de un intenso debate dentro del mundo de la conservación. Algunos argumentan que debido a que el marfil está siendo acaparado como una mercancía por los inversores, destruir grandes cantidades aumentará su valor por su rareza y su precio .

A finales de este año a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies en Peligro (CITES), celebrada en Johannesburgo , expertos del mundo se reunirán , y una de las cuestiones clave a debate será si el comercio legal internacional de marfil, actualmente limitado debe ser prohibido.