Matronas africanas que salvan vidas

matrona

CDC Global/Flickr

El pasado día cinco de mayo se celebró el Día Internacional de las Matronas. La organización Amref Salud África asegura que la presencia de una matrona durante un parto en África Subsahariana marca la diferencia “entre la vida y la muerte”. Una de cada 16 mujeres africanas podría morir durante el parto en comparación con una de cada 30.000 en Europa.

El nombre de la organización corresponde a las siglas en inglés de African Medical and Research Foundation (Fundación Africana para la Medicina y la Investigación). Amref lleva desde 1957 dedicada a la prestación de servicios médicos, la investigación y la formación de profesionales de la salud y de la población africana en general. Esta fundación promovió en 2011 la campaña Stand Up For African Mothers, con el objetivo de formar a 15.000 matronas para 2018. Hoy por hoy, ya han conseguido formar a 8.193 matronas africanas.

El 40% de las mujeres del África Subsahariana dan a luz sin ningún tipo de atención obstétrica, lo que implica que, cada año, 200.000 mujeres pierdan su vida durante el embarazo y el parto. Desde la fundación aseguran que una matrona capacitada puede atender a 500 madres cada año.

Otro de los esfuerzos con tintes simbólicos que lanzaron fue promover a la comadrona ugandesa Esther Madudu como candidata al Premio Nobel de la Paz. Para hacerse una idea de cómo asiste los partos no hay mejor forma que escuchar sus propias palabras: “Trabajo día y noche. Camino cientos de kilómetros para asistir todo tipo de partos, desde los más sencillos hasta los más complejos. Las condiciones sanitarias son nulas, si los partos son de noche la única luz de la que dispongo es la de mi teléfono móvil”.

https://vimeo.com/49835615
Según Amref, la formación de matronas y la inversión en salud materno-infantil por parte de los gobiernos locales ya está dando resultados en África subsahariana. En Kenia, por ejemplo, la mortalidad anual infantil nacional ha caído de 100.000 a 70.000 en los últimos tres años, mientras que el número total de madres que mueren durante el embarazo o el parto al año se ha reducido de 6.000 a 4.300 en el mismo período.