El sentimiento anti-inmigración y la islamofobia crecen en Europa

Una familia en un campo temporal de refugiados instalado en una base aérea de Alemania (Archivo/EFE)

Una familia en un campo temporal de refugiados instalado en una base aérea de Alemania (Archivo/EFE)

El informe anual elaborado por el Comité Europeo contra el Racismo y la Intolerancia, del Consejo de Europa, muestra un crecimiento del sentimiento anti-inmigración y la islamofobia en Europa. Como causas que pueden relacionarse con este incremento el informe apunta a dos hechos principales ocurridos durante 2015: de un lado la crisis migratoria existente en territorio europeo y del otro los ataques terroristas en París y en Copenhagen.

Sobre la acogida de migrantes y refugiados este comité corrobora las diferencias existentes en tipo de políticas y reacciones en función de los países. “Por un lado hay distintos gobiernos que anunciaron más medidas para disuadir la llegada de migrantes, como cortar beneficios de asilo o restringir más las condiciones para la reunificación familiar”, se dice. Un ejemplo que hemos tratado en este blog es el caso de Dinamarca. “Por otro lado, una cultura de ‘bienvenida’ se ha desarrollado en otros países, que incluían autoridades centrales, municipales y voluntarios ayudando los que llegaban a las ciudades y barrios”, se añade en el texto. Hablamos de estas diferencias de actitud en el artículo ‘Las dos europas frente al drama migratorio’.

La hostilidad hacia los migrantes ha llevado en casos extremos a situaciones como las ocurridas en Alemania, donde se han producido ataques contra centros de acogida. De un modo preocupante el informe puntualiza que mientras que ataques de este tipo eran protagonizados mayoritariamente por miembros de organizaciones de extrema derecha “ahora son iniciadas por residentes locales sin ninguna afiliación específica a organizaciones políticas”.

En relación al auge de la islamofobia se mencionan los ataques terroristas ocurridos en Europa y el uso de éstos por parte de partidos políticos populistas para ganar votos a través de la agitación del prejuicio y el odio contra inmigrantes musulmanes en general. “Como resultado, se ha desarrollado la desconfianza generalizada hacia musulmanes”, se constata. Un claro ejemplo de esto, aunque no es citado en el informe, es el de la política Marine Le Pen, al frente del Front National, en los comicios regionales en Francia.

También en el informe se advierte de un aumento de los ataques antisemitas en Europa [ver también ‘Cuando tiemblan los cristales’] y ponen como ejemplo el ataque al supermercado Kosher en París como el más visible de la amenaza hacia comunidades judías en Europa. En este sentido, el Consejo de Europa pone el foco sobre la preocupante radicalización entre algunas partes de comunidades musulmanas el Europa occidental, “un hecho que continúa siendo un problema”.