Los actores asiáticos se cansaron de ser invisibles y están en guerra con Hollywood

¿Se imaginan a Richard Gere pintándose la cara con betún para interpretar a Obama?

¿O a Julia Roberts usando una peluca afro para interpretar a Diana Ross?

Sería ridículo. Cuanto menos, extraño. Entonces, ¿por qué Hollywood se empeña en usar actores caucásicos para personajes asiáticos?

Si “Blancos que Interpretan a Asiáticos en el Cine” fuera una película, tendrían que convertirla en una serie. Y esa serie empezaría con Mickey Rooney interpretando un japonés extremadamente torpe en Desayuno en Tiffany’s (1961).

Lo curioso de este personaje no es sólo su pésima caracterización (uno nunca termina de entender si no es un hombre blanco con problemas de visión) sino también su nivel de xenofobia. El señor Yunioshi es torpe, dormilón, aguafiestas y excéntrico. Todo eso combinado con una incorporación nefasta de algunas costumbres japonesas, como el arroz o los baños calientes, que en la suma del todo sólo agregan un tinte racista a la historia.

Habría un capítulo especial para Marlon Brando intentando hacer a “Sakini”, un intérprete de Okinawa en The Teahouse of The August Moon (1956).

Y la serie se extendería por varias temporadas, porque todo tipo de estrellas y productoras de cine se prestaron al fenómeno blanquecino, y racial, que dejó afuera a cientos de actores asiáticos.

Incluso la Academia avalaba este tipo de prácticas. Varias décadas después del vergonzoso papel de Rooney, Linda Hunt ganó un Oscar por interpretar a un hombre chino en The year of living Dangerously (1982).

Linda Hunt como "Billy Kwan" - Captura de Youtube

Linda Hunt como “Billy Kwan” – Captura de Youtube

Y si pensaron que esto era algo del pasado, se equivocan.

Así actúa Ashton Kutcher como “Raj”, un personaje indio en una reciente publicidad de patatas fritas:

…o a James D’Arcy en El Atlas de las Nubes (2012):

En la lista de casos recientes estaría Emma Stone en Aloha (2015), interpretando a una descendiente de chinos, o el actor de Goku en DragonBall Evolution (2009), que no se parece en nada al personaje de animé.

Pero de todos los nuevos filmes, la gota que rebalsó el vaso fue una película que todavía no se estrenó.

La polémica se desató apenas anunciaron que Scarlett Johansson haría el rol protagónico de Ghost in the Shell, una remake de la película japonesa basada en un comic (también japonés). La rubia interpretará a Motoko Kusanagi, una policía del futuro que vive en la Prefectura de Niihama (¿adivinen dónde? ¡Sí, en Japón!).

Al parecer, esta práctica en el cine ya no cae tan bien y varios actores que sí son asiáticos se quejaron. El fenómeno recibió un nombre: whitewashing y ya son varios los actores que salieron a darle pelea. 

Daniel Dae Kim, Aziz Ansari, Constance Wu y BD Wong son las caras más visibles de la protestaEn sus redes sociales, Wu denuncia que hay productores que piden que no haya más de un asiático por film y que éste no ocupe un papel protagónico.

Constance Wu es la matriarca en la exitosa serie de ABC Fresh from the Boat. Con este rol protagónico, marcó un punto de inflexión en una serie que ya de por sí hace historia: trata de una familia china y su adaptación al suelo americano.

Pero mientras Wu toma un protagónico en la tele, Hollywood insiste con dejar a las minorías sub-representadas y en buscar actores blancos para protagonistas asiáticos.

¿Habrá llegado la hora de cambiar?

Es un caso que sólo la Mayor Kusanagi puede resolver.

 

Así es Kusanagi en el cómic japonés

Así es Kusanagi en el cómic japonés. Será interpretada por Scarlett Johanson.