Dos jóvenes hacen autostop con un sofá por Europa por los refugiados

Logo del proyecto Sofa Solution

Logo del proyecto Sofa Solution

Carla y Heli, dos mujeres de Turquía y Estonia, se hartaron un día del discurso del miedo que no conduce a ningún lugar concreto. Cansadas de escuchar el temor al terrorismo, de una parte, o a la vuelta del nazismo, por otra, decidieron que si nadie se iba a preocupar de verdad de poner una solución a la crisis de los refugiados, lo iban a hacer ellas. ¿Cómo? Viajando con un sofá de Ankara a Viena. El proyecto se llama Sofa Solution.

Las dos se conocieron en Estambul el pasado mes de abril durante un curso. En uno de sus paseos, vieron un sofá tirado en la calle. Como si cualquier cosa, empezaron a hablar de couchsurfing y de cómo sería viajar con un sofá. A los dos minutos estaban sentadas en un parque escribiendo sus ideas, ¿por qué no llevar un sofá de Ankara a Viena para concienciar sobre el tema de los refugiados, llamando la atención de los medios y conseguir financiación para proyectos aquí y allá?

Carla, que tiene sólo 22 años, ya estaba haciendo voluntariado en Ankara con refugiados, así que dar contexto al viaje fue fácil. Su proyecto estaba relacionado con la educación de los refugiados sirios en la capital turca, que será la ciudad que acoja el evento de apertura de la ruta el próximo 25 de julio. Un mes después, celebrarán el fin del viaje en Viena. ¿Por qué? Porque el país “está cerrando sus fronteras con Italia y otros países para frenar la llegada de refugiados” explica Carla, “y no deberíamos esperar un comportamiento así de un país rico, en el corazón de Europa, tan cercano a Alemania y ‘civilizado’“.

Ruta que seguirán las activistas de Sofa Solution

Ruta que seguirán las activistas de Sofa Solution

La acción, con la que recaudarán fondos para un centro escolar en Ankara, además de buscar la concienciación, seguirá la ruta de los refugiados en los Balcanes, cerrada en marzo a raíz del acuerdo de la UE con Turquía que supone en la práctica el rechazo a los refugiados en frontera. Las dos activistas viajarán haciendo autostop a través de 13 países: Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia, Bulgaria, Rumanía, Bosnia, Croacia, Italia, Eslovenia, Hungría, Eslovaquia y Austria. Pararán en ciudades pequeñas con la intención de involucrar a los locales e incrementar su conciencia sobre el tema. “Y para dramatizar y simbolizar los conceptos de hospitalidad y de carga, además de la falta de una residencia estable, viajaremos con un sofá”, cierra Carla.

Que hayamos llegado al punto en el que espectacularizar la solidaridad es la única forma de despertar conciencias, es culpa de la insensibilidad de la que somos capaces.