La importancia de ser Jo Cox

Jo Cox durante un mitin este mismo año / 20 Minutos

Jo Cox durante un mitin este mismo año / 20 Minutos

El asesinato de Jo Cox, diputada del Partido Laborista en representación de un distrito de West Yorkshire, es un nuevo caso de odio en una escalada más que preocupante. El sospechoso, un hombre de 52 años al que se le atribuye una ideología de extrema derecha y que fue arrestado por la policía, la mató con tres disparos y varias puñaladas en una librería de Birstall, una población cercana a Leeds. De día y en una librería. Según algunos testigos, el hombre habría gritado “Britain first” -primero el Reino Unido- durante el ataque.

La mujer, abogada, de 41 años y con dos hijos pequeños, era partidaria de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea y había tomado parte activa en la campaña por el Bremain.

//platform.twitter.com/widgets.js

Cox había sido elegida en 2015 para representar al distrito de Batley & Spen en el Parlamento británico, una zona que, según relatan diversos medios internacionales, se caracteriza por mucha población jubilada y de origen sudasiático.

El asesinato de Jo Cox ha obligado a los políticos a suspender la campaña en torno a la permanencia o la salida de la UE y a David Cameron, que se encontraba en Gibraltar, a volver inmediatamente al Reino Unido. El primer ministro escribió un tuit con sus condolencias tras enterarse del fallecimiento de la política.

Pero la ideología de Jo Cox iba mucho más allá que una mera campaña por el Bremain. La diputada laborista era una gran defensora de la inmigración, la acogida de refugiados y la ayuda humanitaria, los derechos de los trabajadores, los derechos de las mujeres y la igualdad. Había trabajado con Oxfam, con la Fundación Bill & Melinda Gates y asesorado a organizaciones como Save The Children. En 2009, además, fue nominada joven líder mundial por el Foro Económico de Davos y en 2012 recibió el premio Devex por su contribución al desarrollo internacional.

Seis días antes de ser brutalmente asesinada, este fue el último tuit que escribió:

//platform.twitter.com/widgets.js

Cox pertenecía al grupo parlamentario Friends of Syria (Amigos de Siria) y el pasado otoño se abstuvo en la votación sobre una intervención militar en el país.

En este vídeo, que está siendo compartido por cientos de usuarios en Twitter y Facebook, se ve el último discurso pronunciado por Jo Cox en la Cámara, tan solo un día antes de su asesinato.

Su marido, Brendan Cox, escribió un comunicado tras la muerte de su mujer donde resaltaba la lucha de Jo sobre el mismo odio que la mató:

Jo creía en un mundo mejor y luchó para conseguirlo cada día de su vida con una energía que dejaría exhausta a mucha gente.

Ella querría que a partir de ahora ocurriesen dos cosas. Primero, que nuestros queridos hijos sean criados con amor y segundo, que todos juntos luchemos contra el odio que la mató. El odio no tiene un credo, raza o religión. Es venenoso.

Corren malos tiempos para el progresismo y la libertad de expresión en todo el mundo, como también corren malos tiempos para las mujeres. El odio y la violencia se ceban con ellos, y Jo Cox los reunía todos. Su notoriedad como diputada, joven promesa del Partido Laborista y de la política en el Reino Unido, la hizo dueña y víctima de su propia libertad.

//platform.twitter.com/widgets.js