Nulidad del referéndum húngaro contra las cuotas de refugiados

cuota de refugiados en Hungría

Una anciana deposita su voto sobre la cuota de refugiados en una urna en Hungría. /EFE

Hace una semana en Hungría se votó lo siguiente: “¿Quiere usted que la Unión Europea sea capaz de establecer el asentamiento obligatorio de ciudadanos no húngaros en Hungría sin el consentimiento del Parlamento?”.

Sin embargo, el plebiscito no alcanzó el quórum necesario del 50 % para ser válido. Sólo el 43,3 % de los ciudadanos decidió acercarse a un colegio electoral. Además, tan solo un 39,9 %, emitió un voto válido, de los que la inmensa mayoría, el 98 %, lo hizo a favor del “no” que promovía el Gobierno.

Tras la nulidad del referéndum, las críticas a Orbán le han llegado incluso desde el partido ultranacionalista y xenófobo Jobbik, que también apoyó el ‘no’. “Usted es un político fracasado. Nadie le tomará en serio”, dijo el líder de esa formación, Gábor Vona.

Por otro lado, el líder del grupo parlamentario de los socialistas, Bertalan Tóth, recordó a Orbán que la mayoría de los electores, “más de 5 millones de húngaros, no participó en el referéndum”.

El Gobierno de Fidesz también ha sido criticado por gastar millones para asegurarse de que los húngaros tuvieran miedo de los refugiados gracias a una campaña patrocinada por el Estado en las que vinculaban la llegada de inmigrantes y refugiados con la delincuencia y el terrorismo.

Según el sistema de cuotas de refugiados, Hungría, con 10 millones de habitantes, debía acoger a menos de 1.300 refugiados de los 160.000 que deben reubicarse en los 28 países de la UE.

cuota refugiados en Hungría

Varios refugiados caminan hacia Austria desde Hegyeshalom, Hungría. (EFE/Balazs Mohai)

Hace un año Hungría erigió vallas en sus fronteras meridionales para detener a los miles de refugiados que cruzaban su territorio en dirección al norte de Europa. Unas 400.000 personas cruzaron por el país hacia países como Austria, Alemania o Suecia antes de que el Gobierno pusiera las alambradas.

Este martes, Orbán ha adelantado que presentará una enmienda constitucional para impedir que los refugiados “sean instalados” en Hungría. El presidente del grupo parlamentario del gobernante Fidesz, Lajos Kósa, ha explicado que el partido presentará la propuesta al parlamento antes del 10 de octubre, para empezar el debate parlamentario el 17 del mismo mes. Kósa espera que el 8 de noviembre el Parlamento ya pueda votar sobre la enmienda, para así poder entrar en vigor a mediados de noviembre.

El partido de Orbán tiene una amplia mayoría absoluta de dos tercios, y además podría contar con el apoyo del ultraderechista Jobbik para aprobar la legislación.