La extraña defensa de los “narcosobrinos” de Nicolás Maduro

Sus abogados dicen que actúan de forma “estúpida” y que resulta imposible que hayan cometido el crimen que se les imputa: intentar ingresar 800 kilos de cocaína a Estados Unidos.

Fuente: Twitter

Flores de Freitas y Campo Flores envolviendo paquetes que serían ladrillos de cocaína. Twitter.

Franqui Francisco Flores de Freitas (31) y Efraín Antonio Campo Flores (30) fueron detenidos por agentes estadounidenses en Haití al intentar ingresar al país norteamericano con 800 kilos de cocaína escondida en un avión.

A un año de la detención, los sobrinos de la primera dama de Venezuela enfrentan un juicio de 10 días en Nueva York.

En medio de acusaciones cruzadas, el primer batacazo lo dio el fiscal Emil Bove, quien dijo que “los jóvenes se sentían tan poderosos en su país que pensaron que podían transportar casi una tonelada de cocaína de un aeropuerto a otro”.

Bove insistió en que los sobrinos de Cilia Flores tenían “total control del aeropuerto de Caracas” y que podían enviar aviones cargados de droga desde el hangar presidencial.

La ¿defensa? de los abogados fue contundente: “Si supieran lo distraído que es Efraín… casi da vergüenza ajena” , dijo John Zarch, abogado de Campo Flores.

El defensor describió varias veces las acciones de los hombres como “estúpidas” y “torpes”. “Hay muy poca gente en el mundo que pueda conseguir 800 kilos de cocaína, Efraín y Franqui no son parte de este grupo”, remató.

Finalmente, acusó a la DEA  y a los informantes de formar parte de una operación del Gobierno de Estados Unidos contra los venezolanos.

En noviembre de 2015 Flores de Freitas y Campo Flores fueron detenidos en Puerto Príncipe cuando estaban por abordar un avión cargado de ladrillos de cocaína de alta pureza, supuestamente provista por las FARC. El destino de la droga era Estados Unidos.

Se espera que el jurado llegue a una definición en 10 días. Los sobrinos de Cilia Flores (y sobrinos políticos de Nicolás Maduro) enfrentan cargos de hasta 10 años de prisión.