La Europa que aún existe a pesar de Trump

Una familia protesta contra Trump en Lisboa / EFE

A menudo dicen que es en las peores crisis donde las mejores ideas nacen y la creatividad se dispara. Donde las fuerzas resurjen. Hace unas semanas escribí, quizás en un tono pesimista, La Europa que viene detrás de Trump. Este artículo va de la otra Europa. Porque si bien es cierto que el nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos puede sacar la cara más oscura de Europa dando alas al movimiento xenófobo de Marine Le Pen en Francia o Geert Wilders en Holanda, también ha despertado – y esperemos que así siga- la creatividad y la reacción de más de uno.

A golpe de decisiones políticas sinsentido Trump levanta ampollas incluso allí por donde aún no ha pasado directamente. Lo ha hecho en múltiples ocasiones y en un tiempo récord. De hecho una de las primeras reacciones que causó una decisión de Trump fue la revolución de millones de mujeres de todo el mundo que salieron a la calle para protestar contra su decisión de prohibir ayuda americana a todas las organizaciones que de algún modo defienden el derecho de la mujer a abortar.

¿El cuerpo de la mujer…decisión de hombres?

La imagen con Trump firmando el decreto rodeado de hombres se convirtió en una imagen viral que no tardó en generar otra: la de la viceprimera ministra sueca Isabella Lovin rodeada de mujeres de su gabinete firmando un proyecto de ley para reducir las emisiones de C02. [El cambio climático, un tema que con la marcha de Obama dejará de ser una prioridad para el gobierno de Estados Unidos]

En una opinión de la viceprimera ministra publicada en The Guardian, Lovin escribía: “Todavía hay muchas mujeres incapaces de poder decidir con quien casarse, con quien acostarse o cuando tener hijos. Esto [el derecho a decidir sobre el propio cuerpo] es absurdo y debería ser relegado a los anales de la historia. La pregunta es la misma: quién debe decidir sobre el cuerpo de la mujer sino ella? Suecia tiene un gobierno feminista. Para nosotros, la respuesta es evidente”.

“America first. The Netherlands Second”

Lo que también ha despertado  creatividad es el primer discurso de Trump como 45 presidente de los Estados Unidos. Si ya lo había dicho en múltiples ocasiones durante la campaña electoral en su discurso volvió a enfatizar la idea de “Estados Unidos será la prioridad, lo primero” con su famoso “America First”. Como reacción, en Holanda un programa holandés de humor realizó un video visto ya por más de 22 millones de personas (más población que la que tienen los Países Bajos) en el cual da la bienvenida a Trump y le introduce el pequeño país de un modo infantil y en su propio lenguaje con la esperanza de “ser el segundo país después de los Estados Unidos”. Después de este vídeo son muchos los programas de humor de televisiones europeas que también se han apuntado al carro sacando sus versiones con “America First. [Nombre del pais] Second.”

Otros mensajes y acciones gubernamentales

Por su lado la cancellera Angela Merkel ha vuelto a dar una lección cuando de la crisis de los refugiados se trata. En una conversación telefónica con el presidente norteamericano Merkel le explicó la Convención de Ginebra sobre los refugiados, según trasmitió entonces su portavoz. Pero Alemania no ha sido el único país en reaccionar al veto  de entrada al país a ciudadanos provenientes de 7 países de mayoría musulmana.  Han sido varios los líderes de países europeos, entre ellos Francia -el más tocados por el ISIS- que han recordado a Trump donde están los límites.

“La recepción de refugiados es una obligación de solidaridad. El terrorismo no tiene nacionalidad, la discriminación no es la respuesta”, escribió el ministro de Exteriores francés Jean Marc Ayrault en Twitter.  En Reino Unido, dos millones de residentes británicos firmaron una petición, con el apoyo del alcalde de Londres, pidiendo a Trump no visitar el país hasta que “el veto musulmán” fuese retirado.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, habló de la figura de Trump como “una amenaza para Europa y para el mundo”. ¿Será la UE capaz de unirse más ante está amenaza y hacer bandera de los valores que llevaron los países a sumar fuerzas?

Avaaz ha recogido ya más de 5 millones de firmas en una Carta Abierta Mundial a Donald Trump. “Querido señor Trump, la grandeza no es esto. […] Rechazamos tu denigración de las mujeres, los musulmanes, los mexicanos y tantos otros millones que no son como tú, hablan como tú o rezan al mismo dios que tú”.