Carrera al Eliseo, el culebrón presidencial francés

¿Quién protagonizará un nuevo escándalo? (Agencias)

Empieza la cuenta atrás para que los franceses vayan a votar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales el próximo 23 de abril. Tras las elecciones en Austria y Holanda, donde los candidatos xenófobos euroescépticos de la ultraderecha Norbert Hofer y Geert Wilders quedaron en segundo lugar, Europa observa expectante desde el asiento del copiloto como se desenvuelve la campaña hacia el Eliseo. Un culebrón digno de telenovela.

El conservador François Fillon ha decidido enrocarse en su candidatura presidencial aún después que la justicia francesa haya iniciado formalmente la investigación sobre el abuso de fondos públicos por la contratación fraudulenta de su mujer Penelope e hijos, como asistentes parlamentarios. El escándalo conocido como PenelopeGate reveló el supuesto cobro de 680.000 euros por un trabajo no realizado. Fillon, quién había prometido en campaña tolerancia cero contra la corrupción ha acusado al presidente Hollande de orquestar una conspiración contra él.

La polémica también envuelve a un partido socialista (PS) cainita que no parece ser capaz de unirse tras su candidato Benoît Hamon, quien ganó las primarias de su partido y representa el ala más izquierdista. El último dardo ha sido lanzado por el exprimer ministro socialista Manuel Valls al declarar su apoyo al centrista Emmanuel Macron; exministro de economía que dejó el gobierno de Valls para lanzar su propia candidatura presidencial bajo el movimiento “En Marche”.

La crisis en el seno del PS llevaba ya tiempo cociéndose. Varias de sus figuras políticas habían roto la norma no escrita de apoyar al candidato elegido por el partido y se habían alineado con Macron. Este último capítulo reduce aún más las posibilidades de llegar al Eliseo para el socialista Hamon, quien podría verse superado por el candidato de la izquierda Jean-Luc Mélenchon en la primera vuelta.

El apoyo de Manuel Valls puede ser también contraproducente para Macron, un candidato que se presenta como alternativa al establishment político en Francia. Los últimos sondeos lo colocan en cabeza igualado con Marine Le Pen, candidata del partido de ultra derecha Front National.

Si ningún candidato consigue más del 50% de los votos, algo que no ha sucedido nunca, los dos candidatos más votados en primera ronda se enfrentarán de nuevo en una segunda vuelta prevista para el 7 de mayo.

En esta campaña electoral se han aireado los trapos sucios de cada casa, lo que ha aumentado la apatía de los franceses hacia sus políticos y puede favorecer un mayor nivel de abstención. Henri Guaino, exasesor de Nicolas Sarkozy declaró por ejemplo que prefería ir a pescar que escoger entre Macron y Le Pen. Para más inri, el lunes 8 de mayo, es decir el día después de la segunda vuelta, es un día festivo en Francia. ¿Se irán de vacaciones los franceses, o irán a votar a su futuro presidente?


Vean aquí el perfil de todos los candidatos y sus propuestas realizado por Elena Gonzalez:  https://blogs.20minutos.es/goldman-sachs-is-not-an-after-shave/2017/03/02/elecciones-presidenciales-en-francia-quien-es-quien/