¿Arabia Saudí promotora de los derechos de la mujer?

OPINIÓN:

La ONU aplaude que Àrabia Saudí entré en la Comisión de Derechos de la Mujer y mira hacia otro lado en los crímenes que se están perpetrando en Chechenia contra los homosexuales. Se le debería sonrojar las mejillas y mucho.

Un retrato de una mujer saudí en Ahba / Retlaw Snellac Photography
Seguir

Ironías de la vida o más bien el sarcasmo de las instituciones internacionales. La ONU ha elegido a Arabia Saudita como uno de los doce países integrantes de la Comisión de Derechos Humanos de la Mujer, un órgano que tiene como misión promover la igualdad de género. La monarquía islámica habrá de ocupar este cargo durante cuatro años a partir del 2018.

No deja de ser una broma de mal gusto porque este país árabe es conocido por el que poco respeto hacia los derechos de las mujeres, donde se les prohíbe trabajar, conducir si no es con la presencia de un hombre. También tienen que ir acompañadas de una persona del sexo opuesto para abrirse una cuenta del banco, hacerse el pasaporte o viajar.

En este país, también existen los matrimonios forzosos, las mujeres tienen que cumplir con un estricto código de vestimenta, que no se pueden saltar. En 2015 una chica fue expulsada de un autobús de la Universidad femenina por sacarse el velo. Tampoco pueden hablar con personas de otro sexo si no las conocen. Además, tiene prohibido presentarse en unas elecciones en cargos electos. De hecho, los primeros comicios en los que pudieron votar las mujeres fue en diciembre del 2015.

“Elegir a Arabia Saudita para proteger los derechos de las mujeres es como escoger un pirómano como jefe de los bomberos. Es absurdo”, resalto Hillel Neuer, director de United Nations Watch en el diario británico The Independent.

No es la única critica que ha llegado por esta designación. La profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona Argelia Queralt advertía en su Twitter: “No es una broma”. Y es que un informe del Banco Mundial del 2016 sitúa a Arabia Saudita como líder en un ranking de 173 países con más diferencias de género.

La elección de Arabia Saudita se concretó el día 19 de abril y entre otros argumentos Riad justificó que la protección de los derechos de la mujer en el país va acorde con la sharia (ley islámica) “que garantiza la justa igualdad de género”. También remarcó los esfuerzos que está realizando el país en pro del empoderamiento de la mujer.

Una imagen de archivo de la inauguración del consejo de mujeres de Qassim / Emarah al Qassim

Seguramente, la república islámica tenía en mente el Consejo de Mujeres de Qassim, que se creó a mediados de marzo y es el primero del país con estas características. Sorprendentemente, en el acto inaugural ninguna de las trece sillas estaba ocupada por una mujer, solo hombres.

Me imagino que la ONU ha tenido en cuento, más bien, que Arabia Saudita dispone de las segundas reservas de petróleo más grande del mundo, solo por detrás de Venezuela. Y eso me suscita varias pregunta: ¿qué interés tendrá Arabia Saudita en estar dentro de esta comisión? ¿Qué habrá pagado para ello?

Son bromas de mal gusto que dejan un sabor muy amargo como cuando se entregó el Premio Nobel de la Paz a un Barack Obama, que aún no es presidente o a Henry Kissinger, el principal instigador de las dictaduras de Sudamérica en los años setenta.

Una imagen de la bandera con los colores del arco iris que representa la diversidad sexual / Ludovic Bertron

Para rizar el rizo, elegir a Arabia Saudita como integrante de una comisión que defiende los derechos de las mujeres, sería como elegir a Chechenia como defensora de los derechos de los homosexuales. En esta república rusa los activistas GLBTI están denunciando que el gobierno está poniendo en centros de detención, donde los torturan para que digan el nombre de otros homosexuales. También existen denuncias que se han asesinado personas por su condición sexual, según pone de manifiesto Amnistía Internacional.

El caso, por eso, ha ido más allá. El presidente checheno, Ramzan Kadyrov, defiende que en su país no existe población homosexual y, en el caso que haya, asegura que la va exterminar antes de que empiece el Ramadán el próximo 26 de mayo, según medios internacionales, que esté blog no ha podido verificar. Si es así, en tan solo un mes se podría cometer un grave crimen, mientras que ahora ya se está perpetrando una gravísima violación de los derechos humanos.

Dos pasos gigantescos hacia a tras se han producido este mes en materia de derechos humanos. ¿Y la comunidad internacional que hace? Nada. Uno lo aplaude y lo consiente en el seno de la ONU y el otro mira hacia otro lado. Mucha retórica y poética en favor de los derechos humanos, pero dónde están las instituciones cuando realmente se las necesitan. No sé sabe. Si no que se lo pregunten a las mujeres de Arabia Saudita, a los homosexuales de Chechenia o a los millones de refugiados que huyen de conflictos armados alrededor del mundo.