Así está incumpliendo Europa la obligación de acoger refugiados

Un refugiado muestra una pancarta en la que se puede leer “Ayuda” durante una manifestación en la frontera con Hungría cerca de Horgos al norte de Serbia. (EFE/Sandor Ujvari))

El compromiso de la Unión Europea con los refugiados hace agua. En septiembre de 2015 el Consejo Europeo adoptó dos decisiones legales que establecían un mecanismo temporal para aliviar la presión de países como Grecia o Italia. A pocos meses para que finalice el plazo dado a los estados miembros para alcanzar las cifras comprometidas, la realidad es cuando menos decepcionante.

Los acuerdos, de cumplimiento obligatorio, implicaban el traslado de solicitantes de asilo y protección internacional desde Grecia (66.400) e Italia (39.600) hacia otros países europeos. Es decir, a sabiendas que estos dos países son para la gran mayoría de refugiados la puerta de entrada a Europa, los acuerdos se basaban en un principio de solidaridad.

Sin embargo el cumplimiento del compromiso de traslado y acogida no alcanza ni el 14% de la obligación legal contraída. Según el décimo informe de la Comisión Europea sobre el reasentamiento y traslado, publicado en marzo, sólo 13.456 personas de las 106.000 (desde Grecia e Italia) a las que se habían comprometido los estados miembros a reubicar han sido trasladadas. En el informe, la Comisión avisa de que si se mantiene el mismo ritmo de acogida el número de personas trasladadas en septiembre de 2017 distará mucho del comprometido.

“Hay falta de voluntad política de reconocer los derechos de estas personas, lo vimos en los procesos de negociación”, denuncia a este blog Sonia Ros, portavoz de Stop Mare Mortum. Según ella, a cinco meses de que termine el período, “es muy difícil imaginar que ninguno de los estados se ponga tanto las pilas y agilice el proceso para llegar a un grado de cumplimiento digno, que ronde el 90-95%.”

Con todo, como siempre ocurre en la UE, no todos los estados avanzan al mismo ritmo en los compromisos. Por ahora sólo dos estados, Malta y Finlandia, están de cerca de cumplir entonces sus obligaciones y Suecia está trabajando en una reorganización para cumplir entre junio y septiembre. Por el contrario países como Bulgaria, Eslovaquia o Croacia sólo han conseguido de momento cumplir con el 1-2% de sus obligaciones mientras que Bélgica, Alemania o España alcanzan cerca del 10%. Por otro lado, Austria, Hungría y Polonia siguen rechazando participar en el esquema de reasentamiento.

Precisamente el pasado 24 de abril Stop Mare Mortum anunció el inicio de una acción legal para exigir a España que cumpla con las obligaciones contraídas y dé asilo hasta septiembre a un total de 19.449 personas que se encuentran en campos de refugiados de Grecia e Italia. Ros recuerda que desde 2015 el Gobierno sólo ha ofertado plazas en dos ocasiones: 900 la primera y 195 la última. “Es un claro ejemplo de falta de voluntad política. Podría no estarse cumpliendo por un colapso del proceso administrativo u otros motivos pero si fuera por eso no se ofertarían plazas”, matiza Ros, que denuncia “una opacidad absoluta en torno a la gestión”.

Relacionadas:

Europa suspende una vez más en su compromiso con los refugiados

Las dos Europas ante el drama migratorio

La Europa de mínimos ante el drama migratorio