Mujeres guerreras en el mundo

En el pasado, las mujeres no tenían derecho de participar en la política o la actividad militar. Sin embargo, conseguieron unirse a las filas militares. Como sucedió en Estados Unidos durante la Guerra Civil (1861-1865) en la que hasta 750 mujeres fingieron ser hombres para poder sumarse a los combates.

Actualmente hay 15 países que permiten entrar en combate a las mujeres soldado de sus fuerzas armadas según el Instituto de Estudios Estratégicos norteamericanos y el ministerio de Defensa británico: Alemania, Australia, Brasil, Canada, Corea del Sud, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Israel, Nueva Zelanda, Polonia, Rumania y Suecia y Estados Unidos.

El primer país de la OTAN en permitir a sus mujeres participar en todas las misiones, incluido los servicios submarino, fue Noruega en 1985, primer país también que introdujo un servicio militar obligatorio para las mujeres. A mediados de los noventa, Israel aprobó que las militares pudieran estar en primera línea, si bien su ejército cuenta con mujeres desde su constitución como Estado, en 1948. Actualmente, el 3% de los soldados israelíes de combate son mujeres.

Otros casos:

Gran Bretaña: Las mujeres sirven en buques de guerra, artillería de fuego y aviones de combate. El secretario de Defensa, Philip Hammond, anunció que cualquier persona con un estado de salud bueno debería poder pelear. Ordenó una revisión sobre si las mujeres deben ser permitidas en la infantería británica y otras unidades de combate.

China: Las mujeres han sido tradicionalmente limitadas a trabajos de apoyo militar. La primera clase de pilotos de caza se graduó en 2009. El año siguiente, se estableció la primera unidad de lanzamiento de misiles reservada únicamente a mujeres.

Noruega: En 1985, se convirtió en la primera nación de la OTAN en abrir todos los empleos de combate a las mujeres. Hasta ahora sin embargo, a ninguna se le ha permitido estar en primera línea.

Rusia: A las mujeres les están prohibidas las funciones de combate directo. Durante la revolución de 1917, un “batallón de la muerte” de todas las mujeres llevó la carga a través de las líneas de trincheras. En la Segunda Guerra Mundial, más de 1.000 mujeres francotiradores sirvieron en el Frente Oriental y un regimiento de pilotos de caza chocó contra docenas de aviones nazis.

Eritrea: Las mujeres han luchado en un gran número desde 1991, la guerra de independencia de Etiopía y, como los hombres, son reclutadas en servicio militar.

Pakistán: Las mujeres estan entrenadas en la guerra desde 2004, pero no sirven en formaciones de combate.

Japón: Abrió casi todas las posiciones de combate a las mujeres en 1993, pero las fuerzas japonesas de autodefensa están bajo estrictas disposiciones para responder sólo cuando son atacadas.

Iraq: El segundo batallón es completamente femenino, como también lo es la sexta brigada de peshmerga combatientes en la región semiautónoma kurda del norte de Iraq.

Emiratos Árabes: La primera mujer piloto de combate del país voló en una misión de la huelga en octubre contra militantes islámicos del estado en Siria.

Sudáfrica: Alrededor del 21 por ciento de la Fuerza Aérea es femenina.

 

Mujeres militares en España

En España sus misiones no se diferencian. La mujer puede enrolarse en unidades de intervención rápida como la Legión y la Brigada paracaidista y participan en las mismas misiones de combate que los hombres. Destacadas también en el exterior, en 2007 falleció la primera soldado española en Afganistán, Idoia Rodríguez Buján, por la explosión de una mina. La víctima, natural de Lugo, pertenecía a la Brigada Ligera Aerotransportable (BRILAT), con sede en la localidad pontevedresa de Figueirido. Según explicó entonces esta unidad en su página web, eran en aquel momento “más de 300 mujeres las que desempeñan su labor en la unidad, entre oficiales, suboficiales y tropa”. Además, la información aclaraba que “sus misiones no se diferencian, en modo alguno, a las tareas que realizan los hombres. Tienen acceso a todos los puestos tácticos, realizando tareas logísticas, administrativas y tácticas”.

 

Y es que los hombres no son los únicos que combaten con éxito, hay unidades militares de élite sólo de mujeres:

  • Batallón femenino de los kurdos –YPJ

Desde 2012 participan de una forma muy exitosa en la resistencia kurda contra el grupo terrorista Estado Islámico y el Frente al Nusra. Este batallón femenino tiene un impacto psicológico en sus enemigos: los yihadistas creen que si mueren en combate a manos de una mujer, sus almas arderán en el infierno.

  • Unidad femenina de las fuerzas especiales Spetsnaz de Rusia

Las mujeres empezaron a formar parte del Spetsnaz ruso hace unos años. Aunque la mayoría de las mujeres sirven en las unidades mixtas, también existen batallones exclusivamente femeninos que están entrenados en tareas de inteligencia y reconocimiento, así como para liderar el asalto de las tropas extranjeras durante una incursión o invasión.

  • Batallón femenino de las Tropas de Desembarco Aéreo

Una unidad militar femenina forma parte de las Tropas de Desembarco Aéreo de Rusia. Las mujeres pasan por el mismo entrenamiento y cumplen las mismas misiones que los de las unidades masculinas.

  • Servicio voluntario de defensa de Suecia

Las unidades femeninas son parte de Lotta Corps, que representan una fuerza de reserva. Estas mujeres son parte del plan de la Defensa nacional en caso de una invasión de Suecia. Están entrenadas en tácticas militares básicas y estrategia. No obstante, sus puestos de trabajo principales son de apoyo de combate o de apoyo de servicio de combate en lugar de la lucha en la primera línea.

  •  Guardia Amazónica de Libia

Cuerpo de élite que actuava como guardaespaldas. A pesar de que se disolvió tras la guerra civil de Libia, estas mujeres eran la clave para la seguridad personal del exlíder libio Muammar Gaddafi.

  • Fuerzas especiales femeninas de China

En China hay unidad femenina de fuerzas especiales. Tiene su base en Hong Kong y cuenta con 50 combatientes.