Guerra, cólera y hambruna: el día a día en Yemen

Yemen, guerra civil

Miembros de las milicias hutíes inspeccionan el lugar donde se ha producido un bombardeo saudí en un barrio de Saná (EFE).

Yemen es ese país torturado por un conflicto bélico que se inició hace más de dos años. Se calcula que ha dejado ya 10.000 muertos y más de 40.000 heridos, aunque otros medios como La Nación presentan un balance de hasta 20.000 víctimas mortales.

El actual conflicto bélico comenzó en 2015 cuando rebeldes hutíes, de confesión chiíta, se alzaron contra el gobierno del presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi (sunita), acusándolo de corrupción y obligándole a huir a Arabia Saudí. El país está fraccionado. El sur está bajo el control del gobierno, apoyado por la coalición encabezada por Arabia Saudí, y el norte está controlado por los rebeldes hutíes, que cuentan con el respaldo de Irán.

cólera, Yemen

Varios paciente con cólera en el hospital de Saná. (EFE)

“Niños que mueren en los pasillos del hospital. Cuatro enfermos en la misma cama. Pacientes a los que les colocan el suero intravenoso sentados en su coche porque los centros sanitarios están saturados”, así describe Johannes Bruwer de Cruz Roja la situación en Saná, capital de Yemen. La devastación de la infraestructura, especialmente de la sanitaria, se encuentra en el origen de la grave epidemia de cólera que azota el país. El brote se encuentra descontrolado, y cada día se registran 7.000 nuevos casos de contagio. A finales de año, se prevé que los infectados superen los 600.000. “Los servicios públicos están colapsados, y son incapaces de hacer frente a una epidemia que en condiciones normales no sería difícil de sofocar”, comenta Roger Gutiérrez, coordinador para Médicos Sin Fronteras hasta junio del hospital de Abs.

La bacteria provoca una deshidratación aguda, ya que el cuerpo puede perder entre 20 y 24 litros diarios de líquidos. Además, la falta de higiene y de agua potable favorece la expansión de la enfermedad ya que una persona puede adquirir cólera bebiendo líquido o comiendo alimentos contaminados con la bacteria del cólera.

Pero no sólo el cólera azota Yemen, también se multiplicaban los casos de otras enfermedades, como la malaria y la tos ferina. Algunas de las cifras de la crisis humanitaria calculadas por las Naciones Unidas ponen los pelos de punta: cada 10 minutos muere un niño de menos de 5 años por causas evitables, casi el 60% de la población no sabe de dónde vendrá su siguiente comida, siete millones de personas se encuentran en riesgo de morir de hambre y aproximadamente 20 de los 26 millones de yemenitas necesitan recibir ayuda alimentaria o sanitaria. Yemen siempre ha sido muy pobre, pero la guerra ha empeorado la situación y ahora el país está al borde de una hambruna.

Más artículos en nuestro blog sobre Yemen:

Yemen, un país hecho trizas
Qué está haciendo Arabia Saudí en Yemen