Cuchilladas en Surgut y Turku derraman más sangre inocente en nombre del yihadismo

atentado yihadista en Sinberia

Policías vigilan la zona donde se produjo el ataque en Surgut (Rusia). EFE

“Un hombre que corre con un cuchillo e intenta matar al máximo de gente posible. ¿Qué es eso, si no es un atentado?” twiteó Alexéi Navalni, bloguero y opositor ruso.

Un hombre armado en Surgut, ciudad siberiana, atacó a una decena de personas con un cuchillo a plena luz del día este pasado sábado. El agresor intentó huir, pero fue alcanzado y abatido por un agente.

A pesar de que las autoridades rusas no tenían como primera línea de investigación el terrorismo, sino una enfermedad psiquiátrica del agresor; el Estado Islámico envió un comunicado señalando que el joven era uno de sus “soldados”. No es la primera vez, que el EI se atribuye acciones de “lobos solitarios” que actúan por su cuenta pero no pertenecen al grupo terrorista, aunque sí compartan su ideología.

Rusia está en el punto de mira del EI por su intervención militar en Siria en apoyo del régimen de al Assad. De hecho, en abril tuvo lugar un ataque terrorista que causó 16 muertos y decenas de heridos en el metro de San Petesburgo.

atentando Finlandia yihadismo

En el ataque con arma blanca en el centro de Turku murieron dos personas. /EFE

Otro apuñalamiento masivo tuvo lugar el viernes, esta vez en Turku, al oeste de Helsinki, a unos 140 km. de la capital. En el atentado murieron dos mujeres finlandesas. De hecho, según la agencia EFE, la Policía sospecha que eligió preferentemente a víctimas femeninas. “Creemos que las víctimas fueron elegidas al azar, pero su objetivo primordial fueron mujeres. De las diez víctimas, ocho son mujeres y los únicos dos hombres heridos fueron atacados por intentar ayudar a las mujeres o detener al agresor”, dijo en rueda de prensa la portavoz policial Krista Granroth.

El atacante fue herido en la pierna por la policía para parar su actuación. El agresor, que ya ha sido identificado como Abderrahman Meckah, tiene 18 años, es marroquí y, se enfrenta a dos cargos de asesinato y ocho más en grado de tentativa con motivaciones terroristas.

El inspector Olli Töyras, responsable de la investigación, y su equipo policial están investigando aún si su ataque guarda relación con los atentados de Barcelona y Cambrils, efectuados el día antes.

El autor confeso del atentado en Turku llegó a Finlandia a principios de 2016 procedente de Alemania para pedir asilo. En un primer momento, las autoridades migratorias denegaron su solicitud, pero Meckah recurrió y estaba a la espera de la respuesta definitiva.

Tras enterarse de que el ataque tuvo motivos terroristas, el primer ministro finlandés, Juha Sipilä escribió en su cuenta de Twitter: “Ahora debemos mantenernos unidos, al odio no se le contesta con odio”.