La lucha de las mujeres negras en Brasil

Las mujeres negras en Brasil encabezan las peores estadísticas del país, son representantes de la pobreza y mayores víctimas de violencia de género, abandonadas por el Estado. Las mujeres negras no tienen voz y no se sienten representadas.

Las mujeres negras son discriminadas a la hora de encontrar trabajo, teniendo estas más dificultades y recibiendo los salarios más bajos del mercado. A su vez, Brasil se encuentra el 116º lugar en la clasificación internacional de representatividad femenina en la política.

Brasil fue el último país de América en abolir la esclavitud, en 1888, y la comunidad negra y mulata representa más de la mitad de la población. La población desciende de africanos en Brasil representa un 45 por ciento de los 170 millones de brasileños. Cerca del 75% de la población del Nordeste de Brasil es negra; 43,4% de los nordestinos y nordestinas están en situación de pobreza; y el 13% tiene ingresos inferiores a los US $ 2 dólares al día. Estos datos son reveladores de la situación de exclusión y vulnerabilidad discutidos en las Ruedas de Diálogo “Mujeres Negras hacia un Planeta 50-50: ¿Qué queremos en 2030?”, Organizadas por la Red de Mujeres Negras del Nordeste con el apoyo de la ONU Mujeres Brasil y Brasil de Comité Mujeres Negras Hacia un Planeta 50-50 en 2030.

foto_marcha_ne_pretas

Marcha das Mulheres Negras / Foto: PNUD/Tiago Zenero

“Los estudios están revelando un cuadro más preciso de la vulnerabilidad y dimensionan la violación de derechos de las mujeres negras. Y eso llama a la urgencia de medidas concretas para colocar a las mujeres negras en el centro de las prioridades políticas, de las inversiones públicas y de las acciones para la eliminación del racismo y de las desigualdades de género. “No hay desarrollo posible para Brasil mientras las mujeres negras continúen como grupo que ha quedado atrás en el acceso a derechos, condiciones decentes de supervivencia y toma de decisión“, afirma Nadine Gasman, representante de la ONU Mujeres Brasil.

Según las últimas estadísticas divulgadas por la ONU, siete de cada diez personas asesinadas en Brasil son negras y cerca de 23.000 jóvenes negros mueren violentamente cada año en el país, lo que equivale a uno a cada 23 minutos. Negligencia e ineficiencia de políticas públicas son las causas que apuntan a responsabilizar al Estado. Un informe de Amnistía Internacional Brasil muestra que en un período de diez años (2005-2014), fueron registrados 8.466 casos de homicidios decurrentes de la intervención policial en el estado de Rio de Janeiro. De esos, 5.132 ocurrieron en la capital. Y un dato significativo: en 2014, por ejemplo, los homicidios practicados por policías en servicio correspondieron a 15,6% del número total de homicidios en la capital fluminense. Para tener una idea de la impunidad, en 2011, en los 220 casos examinados por la organización en relación a la violación de derechos humanos cometidos por la policía, apenas un efectivo había sido juzgado. Hasta abril de 2015, 183 investigaciones seguían abiertas. La mayoría de las muertes ocurrieron en la violenta favela de Acari, en la zona norte carioca.

De acuerdo con el Índice de Vulnerabilidad Juvenil a la Violencia, la posibilidad de una mujer negra nordestina, entre 15 y 29 años, ser víctima de asesinato es cuatro veces mayor en relación a las blancas – casi el doble del promedio nacional. En Río Grande del Norte, tienen ocho veces más probabilidades de ser víctimas mortales de la violencia.

En el caso de las mujeres que sufren agresiones físicas durante una gestación a lo largo de la vida (6% en el universo de 10.000 mujeres), el 77% son mujeres negras. Además, el 24% de las mujeres negras vivenció la violencia doméstica contra sus madres, mientras que la misma situación fue vivida por el 19% de las mujeres blancas en el Nordeste.

La lucha de las mujeres negras en Brasil, es una historia de lucha contra el racismo y el machismo, una lucha de género, raza y clase. No habrá un Brasil mejor para las mujeres negras en Brasil si aun existen dos países: uno blanco y otro negro.