Hechos, no palabras

de

Nadie esperaba que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidiera perdón por la matanza que supuso la bomba nuclear de Hiroshima. Y no lo hizo. Eso hubiera sido desautorizar a un predecesor… Sigue leyendo